Entrevistas, Histórico, Romántica

“En El oráculo ciego pudimos jugar también con la mitología, que otra de esas cosas que nos vuelve locas y no quisimos quedarnos solo con el mundo griego”

Emi Adán y Ruth Cervera conforman este dúo magnífico que ha conquistado España con historias románticas, eróticas y paranormales bajo la firma conjunta de E.R. Dark. A propósito de la salida de El oráculo ciego, la primera novela editada con Vestales, nos contactamos con ellas para saber cómo se encontraron y cómo es escribir a cuatro manos..

1. ¿Cómo se conocieron y cómo surgió la idea de escribir juntas?

Nos conocimos jugando a los Sims 3 cuando, hace unos cinco años, dieron la opción de conocer a otros jugadores. A las dos nos gustaban los vampiros, los mismos libros, y empezamos a hablar más a menudo. Teníamos muchas cosas en común y conectamos enseguida. Fue un auténtico flechazo virtual porque nos separan más de quinientos kilómetros y tardamos tres años en poner cara a la persona al otro lado de la pantalla. También escribíamos por separado, pequeños relatos en los que usábamos a los Sims para ilustrarlos. De ahí surgió la idea de escribir un blog, con una historia más grande, y así surgió la primera historia que escribimos juntas. En cuanto a cómo lanzarnos a escribir nuestro primer libro juntas fue a raíz de una expresión muy española: “No hay huevos”, que se usa siempre para retarnos, y ninguna fue capaz de echarse atrás. De eso hace ya casi seis años, y aquí seguimos, con las mismas ganas o incluso más.

ErDark (1)

 2. ¿Cómo nace la pasión por lo paranormal, los vampiros y los mundos fantásticos?

Pues en eso a lo mejor es de los poco en lo que no coincidimos. A Emi le gustan desde pequeña. Más o menos con ocho o nueve años, al ver la película Vampire Hunter D, empezó a ver a los vampiros con otros ojos y se enamoró de ellos, hasta hoy. Después siguió con lecturas como la Dragonlance, La historia interminable…  Ruth tardó un poco más, hasta más o menos los veinte en que se enganchó con la serie Los cárpatos, de Christine Feehan. Pero ambas siguen con la misma pasión, y creciendo, a día de hoy.

 3. ¿Qué libros o autores han influenciado su amor por las historias?

Un poco de todo, pero más que nada J.R. Ward o Sherrilyn Kenyon.  Son las creadoras de grandes sagas de vampiros y otros seres mágicos, sobre todo la de Kenyon, y son ejemplos a seguir para las que amamos este género que, para muchas, sigue siendo un gran desconocido pero que, si lo conocen, lo amarán seguro.

 4. Es muy llamativo que sus libros, aunque escritos a “cuatro manos”, conservan una unidad estilística que, salvo el lector que las conoce por separado, ignora por completo. ¿Cómo encaran el proceso de escritura?

Pues es complicado de explicar porque no lo sabemos ni nosotras. Sí que, al ser dos, tenemos que planificar qué vamos a hacer antes de empezar para poder llegar al final de la escena o del libro, pero cómo conseguimos que la gente no sea capaz de saber que hay dos personas detrás de las historias o de distinguir quién es quién… NI idea la verdad; sin embargo es el mejor piropo que podemos recibir por nuestro trabajo.

 5.¿Escriben en algún momento específico del día? ¿En algún lugar en particular? ¿Escuchan música mientras lo hacen? ¿Qué escuchan?

Sobre todo de noche, después del trabajo, de la casa y los niños. Cada una tiene el suyo, Ruth suele hacerlo en el salón de casa y Emi en un pequeño despacho, que es donde cada una tiene su ordenador. En cuanto a lo que escuchamos mientras lo hacemos… En eso somos bastante distintas. Ruth es muy musical y suele escuchar música instrumental emocional; Emi es más de series y siempre tiene alguna de fondo.

 6. ¿Cómo fue para ustedes escribir El oráculo ciego y, sobre todo, la constitución de su personaje principal, Nair? ¿Qué pasa cuando un don se convierte en maldición?

Fue divertido, bueno, normalmente nos divertimos con todos los libros de un modo u otro, pero en El oráculo ciego pudimos jugar también con la mitología, que otra de esas cosas que nos vuelve locas y no quisimos quedarnos solo con el mundo griego, porque nos gusta toda la mitología en general. Queríamos una historia que uniera un poco todo y entonces llegó Nair, pero no lo hizo sola, sino con los otros tres personajes que la acompañan en su viaje y que tienen mucho peso en la trama. Y qué decir de Nair. Como todos nuestros personajes, tenemos que decir que no los creamos nosotras, en realidad; surgen, nos hablan y nos dan el privilegio de contar su historia y contarla a todos los lectores que quieran conocerlas. Nair siente ese peso de lo que ocurre cuando un don se torna en maldición cuando su visión, eso que la hacía ser amada, es lo que le impide ser feliz, lo que ahoga su vida y sin embargo, la gente cree que debe sentirse afortunada. En ese momento, se convierte en una maldición, cuando esa bendición la anula como persona.

eoc_l

7. En un mundo mítico en el que los dioses y los hombres se disputan a Nair, como trofeo, como oráculo, en el que se trata temáticas como la eternidad, la exploración sexual, la libertad y los derechos o el sometimiento de Nair a un fin mayor, ¿qué lugar queda para el erotismo y la rebelión que la busca como una necesidad imperiosa?

Siempre hay sitio para el erotismo. Para nosotras, una historia de amor va unida a una relación física, como ocurre en la vida real. Entonces, en el momento en que el amor hace irrupción en la historia, el erotismo empieza a estar presente también.  En parte es el principio de la rebelión de Nair, por dejarse llevar acaba como lo hace.

 8. ¿Qué hacen cuando no escriben?

Queda poco tiempo para hacer algo que no sea escribir, después de un día normal, pero tratamos de sacar tiempo para leer, ver series y seguir jugando a los Sims, eso es algo que seguimos haciendo.

 9. ¿Un deseo?

Que el destino haga que El oráculo ciego caiga en vuestras manos y os enamoréis de sus historias y de todas las que vengan detrás.

  • Compartir
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>