Entrevistas, Erótica, Romántica

“Son apuestas arriesgadas, sabes que tus protagonistas tal vez no encajen con las ideas que hay predeterminadas, pero son consecuentes con su historia personal y eso es lo que he buscado al escribir sobre ellos”

Lola Rey editó hace muy poco Escándalo y nuevamente vuelve al ruedo con El final del invierno. Conversamos con ella sobre su prolífica carrera (trece novelas en poco más de seis años). También hablamos de cómo construye los personajes y las tramas; del éxito que estas dos novelas tuvieron en su formato digital y también de la docencia, oficio de amor que practica hace dieciséis años.

13615125_1017059125076031_749182773434304

1. Tenés publicados trece libros y, con El final del invierno, seis editados con Vestales. ¿Cómo percibís que ha sido tu recorrido desde que comenzaste a publicar?

La verdad es que a veces me sorprende que haya pasado tan poco tiempo, ya que me resulta vertiginoso observar  cómo lo que empezó como una afición sin pretensiones de ningún tipo ha dado lugar a trece libros publicados en diferentes formatos y con diferentes editoriales.

 2. Has sido muy prolífica en poco más de seis años. ¿Cómo encarás la escritura de una novela?

Cuando me siento a escribir es porque una idea previa lleva un tiempo germinando en mi mente. Plasmarla en papel es uno de los pasos finales del proceso de creación, antes de hacerlo he madurado la historia y he jugado con diferentes posibilidades. Las pienso mucho antes de sentarme a escribirlas y cuando lo hago ya conozco muy bien a los personajes y sus circunstancias.

 3. Tus dos últimas novelas, Escándalo y El final del invierno, aparecieron primero en formato digital y fueron un éxito rotundo en España. ¿Cuál es el proceso de constitución de los personajes? ¿Hay puntos de conexión entre tus protagonistas?

Cuando imagino una historia busco que los personajes que la van a protagonizar estén acordes con las circunstancias y el tiempo en el que viven, es un aspecto en el que intento tener mucho cuidado porque como lectora me chirrían las historias que no son creíbles, bien por el comportamiento, el lenguaje o las acciones de los protagonistas. Eso se ve de una forma muy clara en El final del invierno. Sus protagonistas están muy alejados de lo que estamos acostumbrados a leer en la novela romántica histórica. Son dos personas de extracto humilde que han tenido que mendigar y robar para sobrevivir y aún así viven una historia de amor conmovedora y apasionada que dominará sus vidas. Creo que en cierta forma he contestado a tu segunda pregunta también. La conexión que se puede establecer entre todos mis personajes es que son personajes imperfectos, que no siempre están a la altura de las circunstancias, que cometen fallos pero que son capaces de amar hasta el límite.

escandalo

 4. ¿Cómo son tus rutinas de trabajo? ¿Escribís en algún lugar, algún horario específico? ¿Escuchás música?

La única rutina que sigo es la de escuchar música mientras escribo; tengo una compilación de audios que me inspiran. Por otra parte, yo soy una escritora de impulsos. Escribo cuando siento la pulsión de hacerlo y no tengo un horario establecido.

 5. ¿Cómo fue tu decisión de desenvolverte en el género romántico histórico?

Es el género con el que más disfruto como lectora y aunque ya he escrito y publicado algunos libros en otros subgéneros de la romántica, como Toda la verdad, que es actual o Cruce de destinos, que es paranormal, sigo pensando que en la romántica histórica tengo un abanico mucho más amplio de posibilidades. Las relaciones entre los hombres y las mujeres eran muy distintas a como son ahora, y desde mi punto de vista esa dificultad para relacionarse con libertad da lugar a situaciones mucho más románticas y apasionadas.

 6. ¿Qué libro pensas que fue fundante en tu amor por las historias? ¿Recordás alguno que te haya impulsado especialmente a la necesidad y el placer de escribir?

Cuando era una niña descubrí a Tolkien y me fascinó. Bajo la influencia de esa fascinación comencé a escribir mi primera historia, una historia de fantasía, como no podía ser de otra forma. La historia interminable, de Michael Ende y los cuentos rusos son otras lecturas que me impactaron hondamente en mi infancia. Creo con esas historias de fantasía que tanto me hacían disfrutar empezó a picarme el gusanillo de la escritura.

 7. Tus personajes femeninos suelen ser fuertes y decididos. Pienso en Caitlin Borst, o Lucy, o la misma Silvia. ¿Cómo percibís a estas mujeres, habiendo elegido un género en donde sus derechos y los mandatos sociales esperaban otras cosas de ellas? ¿Cómo es ser una mujer rebelde en tierras y tiempos de hombres?

Pienso que son mujeres de su época que tienen que tomar decisiones duras para sobrevivir y no vacilan en hacerlo. Creo que tenemos tan asumido la imagen de la damisela lánguida de la alta sociedad que prácticamente tiene toda su vida prediseñada desde que nace que creemos que todas las mujeres eran así. Ni Caitlin, ni Lucy ni Silvia son mujeres de la alta sociedad. En una época en la que la vida no era fácil para nadie y mucho menos si eras mujer,  si no hubiesen actuado con decisión y coraje probablemente su destino hubiese sido uno muy distinto.

 8. ¿Hay algún personaje cuya constitución te haya conmovido por algo en especial, o alguno al que le diste muchas vueltas hasta dar con el perfil? ¿Por qué?

Hay varios, pero me voy a centrar en Edward, lord Westley, el protagonista masculino de Escándalo. Es un hombre que resulta antipático, totalmente imbuido de las normas y prejuicios de la sociedad a la que pertenece.  La relación fría y distante que establece con su verdadera madre y la gestión de su relación con Lucy no lo convierten en el héroe romántico al que estamos acostumbrados, pero creo que he logrado un personaje complejo y realista que actúa de acuerdo a su educación y sus circunstancias. John, de El final del invierno es otro ejemplo de un protagonista que puede resultar en ocasiones frío y despiadado pero que responde a lo que su crianza y forma de vida hacen suponer. Son apuestas arriesgadas, sabes que tus protagonistas tal vez no encajen con las ideas que hay predeterminadas, pero son consecuentes con su historia personal y eso es lo que he buscado al escribir sobre ellos.

 9. El final del invierno es tu novela más ambiciosa, la mejor lograda, la que abre una complejidad de sentimientos construidos desde la crueldad y la emotividad. ¿En qué momento de tu vida te encuentra?

Aunque estoy de acuerdo en que es una de mis mejores novelas, debo decir que fue una de las primeras que escribí, no recuerdo si la segunda o la tercera. Esa novela surgió tras el “subidón” de autoestima que experimenté al empezar a recibir críticas por mi primera novela, Mi adorable institutriz, la cual colgué de manera gratuita en el foro de “El rincón de la novela romántica”. Fue una historia que me rondaba la cabeza y me entusiasmó, y la escribí con la confianza de que algo que ya había escrito anteriormente había gustado.

efdi_l

 10. Tengo entendido que además de escribir practicas la docencia. ¿Cómo es tu experiencia con los niños?

Sí, soy maestra de primaria desde hace dieciséis años. A pesar de los retos que supone la docencia en una sociedad que avanza y se modifica a pasos agigantados, disfruto mucho de mi labor como docente, me divierto mucho con la inocencia y el sentido del humor de los niños y, sobre todo, estoy convencida de que tengo un trabajo importante, un trabajo que supone una responsabilidad enorme pero que me aporta muchas más satisfacciones que disgustos.

 11. ¿Un deseo para vos?

Seguir disfrutando con lo que hago y, a ser posible, hacer disfrutar a mis lectoras.

 

  • Compartir
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>