Actualidad, Entrevistas, Histórico, Lecturas, Literatura, Romántica

“Siempre diré que para mí escribir es mágico, es como una película que voy mirando en mi cabeza”

Adriana es historiadora, abogada y docente. Desde la publicación de su primera novela con Vestales, Curuzú Gil, no paró y desarrolló con maestría diversos géneros como el romance, el thriller y el terror. El nombre del canalla es su última novela, en la que retoma –en Corrientes, como siempre el escenario privilegiado– los vestigios de una historia que marcó una época de esplendor para luego convertirse en proyecto trunco y ruinas. ¿Qué pasa con la historia y la ficción y con la transmisión de los saberes? Aquí la entrevista que realizamos con ella y en la que charlamos sobre todo.

 

1. ¿Cómo surgió la escritura de El nombre del canalla?

Estaba escribiendo una novela y el personaje de Dante comenzó a perseguirme, a obsesionarme, y ya no pude continuar con la otra. Este hombre precisaba atención.  Pero lo que “veía”de él era confuso, a veces era un caballero, otras un bribón, un usurero, de modo que era un personaje muy rico, sólo había que desentrañar su historia, el por qué de esa dualidad. Y poco a poco fueron surgiendo los secundarios, partes de sus vidas, escenas, hasta que comencé a plasmar en papel aquello que se iba presentando ante mis ojos. Siempre diré que para mí escribir es mágico, es como una película que voy mirando en mi cabeza, y ni yo sé cuál será el final de la historia, hasta no ver toda esa “película”, y es lo que más me gusta de escribir en forma desorganizada: el hecho de ser la escritora, pero también la primer lectora.

endc_m

2. La Ciudad de Invierno fue, en efecto, un proyecto mayúsculo que se realizó en Corrientes y que dejó de funcionar a los tres meses por las consecuencias económicas de la Primera Guerra Mundial. ¿Cómo es convivir con ese gigante en ruinas?

Es triste, lamentable que se haya perdido una parte tan importante de la historia de Corrientes. Que hoy sólo queden las ruinas de una edificación que pudo ser magnífica. Duele ver lo que fue de ella, cuando pudo haber sido mucho más. Me imagino las historias que sus ruinas encerrarán, los gritos silenciosos de los que no quieren ser olvidados, los espíritus que yacen entre sus columnatas enmohecidas.

 3. ¿Quién es Dante Rivera y cómo fue la construcción de ese personaje?

Este personaje nació en El Farol del Diablo. Cuando surgió una escena en la que el protagonista de El Farol del Diablo debía contactar por razones de la trama, con un hombre que tenía en su puño a la mitad de la fauna delictiva de los Barrios Bajos. Este personaje está muy bien perfilado, demasiado para ser sólo un secundario. Te diría que su historia ya se estaba gestando. Dante Rivera es dos personas a la vez, una víctima y un victimario, un ángel y un demonio, un caballero y un canalla. Es lo que pudo ser y lo que es, y de acuerdo a las circunstancias en las que se encuentre es una u otra cosa.

 4. ¿En qué/quién te inspiraste para la constitución de un personaje tan importante y anómalo para la época como lo es Virginia?

 Virginia representa a esas mujeres de principios de siglo que comienzan a luchar por ser consideradas iguales a los hombres. Pero que, si bien comulga con las nuevas ideas, tampoco deja de lado sus creencias, sus valores morales, la crianza que tuvo en su casa de manos de mujeres fuertes también, pero atadas a una serie de normas sociales en su momento incuestionables.  Debo confesar que surgió a raíz de un conflicto: a veces creo que las mujeres actuales repiten frases del feminismo de antaño, pero luchando por causas que no son importantes para todas las mujeres en general, y pensé en revalorizar a esas damas cuya causa de lucha era la libertad de escoger por sí mismas a sus parejas, de tener los mismos derechos que los hombres sobre los hijos, de votar, de ser consideradas parte de una sociedad moderna, esas mujeres que dieron origen al feminismo, y que lo hicieron sin sacrificar su femineidad ni sus valores morales. En Virginia confluyen todas estas mujeres, las feministas de principios del siglo XX, aquellas que luchaban por sus ideales, por el bienestar de todo el género. Pero además, es la mujer fuerte y decidida que pretendo plasmar en todas mis novelas.

 5. Corrientes suele presentarse como el escenario privilegiado para contar tus historias, retomas leyendas populares, las amplias y las ficcionalizas. ¿Qué lugar ocupa para vos la transmisión de la historia y la cultura y el cruce entre ficción y realidad?

La Historia es un marco para mis novelas. Es el escenario donde se desarrolla  la ficción. Intento no aburrir al lector con páginas y páginas de datos históricos, por el contrario, me gusta conseguir que conozca la historia de mi provincia a través de detalles, de pequeños párrafos que no desvíen en demasía la atención de lo que está sucediendo con los personajes, de diálogos que acompañen la trama, no caer en lo expositivo, sino que todo fluya con naturalidad. Las creencias populares forman parte de Corrientes, al igual que el río, los bosques, la división social tan arraigada desde el siglo XIX. Si bien muchas costumbres se fueron perdiendo en la ciudad capital, en el interior de la provincia todavía se mantienen hábitos que tienen que ver con espantar espíritus, conjurar duendes, brujerías, etc. Y allí está el encanto de ambientar mis novelas en Corrientes: esa mezcla entre la fantasía y la realidad, lo viejo y lo nuevo. Y lo que más disfruto es el arte de mimetizar la fantasía en la realidad de tal manera que los lectores no sepan distinguir qué sucedió en verdad y que no, donde está la realidad y dónde comienza mi creatividad.

 6. Sos una escritora muy prolífica que ha abordado un amplio arco temático, como la literatura romántica, el suspenso, el thriller y la historia. ¿Hay algún género con el que te sientas más cómoda? ¿Alguno que te presente mayores desafíos?

Me siento más que cómoda, fascinada con el género del terror. Me encanta. Espero hacerlo bien, e intento suscitar de alguna manera ese sentimiento de opresión, miedo, que una persona puede experimentar al ver una película. No es sencillo, pero creo que algún día conseguiré hacerlo tan bien que mis lectoras al leerme, no querrán apagar la luz. Pero también me siento cómoda con el romance, un género que he leído desde muy chica. Por eso me gusta mezclarlos. Lo más desafiante es trabajar un thriller, requiere cierto conocimiento del género policial, género que no he leído mucho, confieso, pero que me gusta también.

adriana hartwig

 7. ¿Qué autores te han influenciado a la hora de escribir?

Amanda Quick, Lisa kleypas, Stephen king, John Saul, Nanase Okawa, Minami Ozaki, como principales.

 8. ¿Cómo son tus jornadas de trabajo? ¿Tenés algún lugar u horario en particular para trabajar? ¿Escuchas música?

Escribo cuando tengo tiempo libre, pero cuando estoy inspirada, en cuanto pueda conectarme con una computadora. Una novela, recuerdo, la escribí durante mis vacaciones de invierno y llegué a estar frente a la computadora 11 horas seguidas. Por lo general trabajo en la mañana, si puedo, en la madrugada, antes de salir de casa, y en la tarde me dedico a releer lo escrito y hacer pequeños cambios, si son necesarios. Escucho música, de acuerdo al ambiente de la novela. Si es suspenso, Thriller o terror, escucho gótica, dark o clásica de piano. Si es romance, escucho canciones de Dyango, Julio Iglesias, Kenny Rogers, J-pop. Y si es una novela donde el paisaje es importante, en particular si está ambientada en el interior de Corrientes, escucho las canciones de Pocho Roch, una de Los Imaguaré. Y en cuanto al lugar, puedo escribir en cualquier parte, siempre que el lugar esté en orden, sin un papel en el suelo, todo en su debido lugar. Por lo general trabajo en el escritorio, junto a la ventana, o si hace frío, en la cama.

 9. ¿En qué momento de tu vida llega El nombre del canalla? ¿Cómo sentís que ha sido tu recorrido como escritora, luego de varios títulos y mucha producción en no tantos años?

El nombre del canalla comenzó a gestarse durante El Farol del Diablo, donde aparece el personaje. Estaba tan bien caracterizado, que me imaginé partes de su historia, aunque todavía no lo sabía todo sobre él. Varias lectoras que comentaron que el personaje les había gustado y entonces empecé a profundizar en mis conocimientos sobre él. Luego me encontré con un libro sobre La Mansión de Invierno, y fotografías de la época. El ambiente también se fue creando. No fue una novela sencilla porque la historia no gira sólo alrededor de los personajes principales, hay otras parejas, otros conflictos y poco a poco, con el trabajo diario, se fue terminando de tejer esta historia. Estoy muy agradecida con la editorial porque me apoya, ha sabido ver en mí  el potencial que tenía, y me da mucha libertad para ser creativa y aprovechar mis conocimientos de Historia. No fue un recorrido fácil, nada es fácil, especialmente en un ambiente donde dependes de capturar la atención no sólo de editores, sino del público, y siempre están esos nervios de si a las lectoras les gustará lo que escribiste, si se sentirán interesadas en los personajes, si los amarán. Pero escribir es una experiencia maravillosa, y que las lectoras luego se comuniquen para decirte cuánto les gustó tu obra es sublime.

 10. ¿Un deseo para vos?

 Seguir escribiendo, creando personajes que amarás u odiarás, porque es lo que me gusta hacer, y que los lectores disfruten de ellos tanto como yo.

  • Compartir
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>