Entrevistas, Histórico, Lecturas, Literatura, Thriller

Las heroínas pueden serlo en todas las épocas y siglos, pero no me creo las historias de época en las que ella se comporta y habla como una mujer moderna del siglo XXI.

Reeditamos El club de la orquídea y, para festejar, nos contactamos con su autora, Ebony Clark. Ebony nos contó qué cambió en su vida a partir de la escritura, cómo la desarrolla y qué personaje fue el que más le costó construir.

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

el-club-de-la-orquídea

 

1. ¿Cómo llegó a tu vida la escritura?

Bueno, en primer lugar quería agradeceros que hayáis contactado conmigo con motivo de la reedición de mi novela. Con respecto a tu pregunta, te cuento que escribo desde mi etapa escolar. Al principio, eran pequeños relatos y después, durante el bachiller, comencé a leer por curiosidad esas historias que publicaban en Harlequín. Al poco, me sabían a eso, a poco. Empecé a devorar las historias de época de  Regencia y Victoriana… Supe que esa era la línea que quería seguir en romántica/histórica. Y al mismo tiempo, también empecé a escribir historias más modernas ambientadas en ranchos, y así fue como surgieron mis vaqueros modernos: Clyde y los hermanos McKenzie.

2. ¿Quiénes fueron tus mayores influencias?

Las hermanas Brönte, Lisa Kleypas, Virginia Henley, Jude Deveraux, Amanda Quick… Hay títulos que son auténticas joyas y puedes leer y releer mil veces y siempre emocionarte al final.

3. ¿Escribís en algún lugar en particular? ¿Algún horario? ¿Escuchás música?

Soy poco disciplinada y cuando leo entrevistas de otras autoras que tienen su horario fijo y su espacio, no sabes cómo las envidio. Yo escribo en casa o en el parque mientras mi marido vigila cómo juega mi hija pequeña. La verdad es que no tengo horario, soy bastante desorganizada… Hay días que estoy tan metida en investigar y leer artículos y libros de historia relacionados con la ambientación de la novela, que no escribo una línea. Otros, tengo la musa sobre el hombro y me siento de noche y se me hace la madrugada… o vuelvo a parar porque hay algún detalle histórico que no me cuadra o me falta… Soy un poco desastre, lo reconozco. Pero al final, todo va encajando. Y la música siempre. Bandas sonoras: Orgullo y Prejuicio, Gladiator, El Último Mohicano, La Misión… esa es la que me inspira.

4. Nos encontramos con la reedición de El club de la orquídea. ¿Cómo es tu relación con la novela, luego de cinco años de su publicación?

Pues qué te puedo decir. Me encanta El club… Adoro a los personajes y desde el principio me gustó el resultado. Creo que salió lo que yo quería que saliese, lo que tenía en mente. Así que un poco, por ser la última histórica y por lo mucho que le dediqué, creo que ha sido una de mis novelas más completas. Creo que El club… muestra mucho de mi evolución como escritora y le tengo un cariño especial además, porque el equipo de Vestales y en especial Mercedes, mi editora, puso mucho mimo en ella. De hecho, El Club de la orquídea es mi portada favorita, significó mucho para mí en su momento y sigo trayéndome magníficos recuerdos.

5. ¿Por qué elegiste ese contexto histórico y la recreación de la leyenda popular?

La época Victoriana me atrapó desde siempre.  Confieso que mi novela preferida, con sus adaptaciones cinematográficas y televisivas (las tengo todas) es Jane Eyre. No podía ser de otro modo, tenía que escribir en esa época, porque realmente me fascina todo de ella: el contexto histórico, un siglo XIX convulso política y socialmente, el colonialismo, la expansión por África… la doble moral victoriana, las conspiraciones, los romances… En mi opinión, es una etapa perfecta que puede combinar todos los ingredientes necesarios para crear una buena historia. Y en cuanto al mito que aborda la novela, Spring Heeld Jack, me apetecía mucho contar algo de ese estilo, aunque se ha escrito tanto sobre “Jack, El Destripador” que quería que fuera algo nuevo, algo sobre lo que no se hubiera escrito nada o poco… Y así, hurgando entre revistas de historia y páginas de internet, encontré a ese peculiar personaje siniestro que resultaba perfecto para mi historia.

 6. ¿En qué se diferencian las estrategias de investigación de los tres grupos en pugna por la captura del agresor?

Bueno, por un lado, tenemos a Scotland Yard, muy metódicos, muy lineales, muy ingleses… Luego está Gabriel, que está íntimamente ligado a los sucesos que acontecen y cuyo interés personal le lleva a arriesgar más allá de lo deseable, más allá de lo esperado en un caballero de su condición. Y por último, las chicas del Club, cada una con su carácter particular, muy damiselas de la época, como no podía ser de otro modo, pero al mismo tiempo con ese toque rebelde y un poco aventurero que las lleva a meter sus elegantes narices en los asuntos que habitualmente sólo trataban los hombres.

 7. ¿Cuál fue el personaje que más te costó construir? ¿Por qué?

Creo que Gabriel. Y creo que en las novelas de época me pasa siempre lo mismo. Porque por más que estemos en el siglo XXI no debemos olvidar que la época victoriana, sobre la que escribo y en la que se desarrolla el Club de la Orquídea, fue una época tremendamente machista. Y aunque Gabriel es un caballero de ideas modernas, solo podía imaginarle así hasta cierto punto, ya que de otro modo, no sería real ni encajaría en la época de la novela. Es decir, que tuve que intentar combinar en un mismo carácter a un hombre de la sociedad victoriana, con inquietudes y visiones modernas, autoritario aunque sensible, amable y al mismo tiempo, un poco huraño… Ufff… Gabriel me tenía consumida hasta darle la dimensión que tomó finalmente. No quería un personaje mezquino que hiciera correr a Olivia en la primera cita, ¡imagina! Quería que la sedujera pero que no la dominara, porque no quería convertir a Olivia en la típica dama de la época  ni tampoco en una de nuestra época. Porque insisto, las heroínas pueden serlo en todas las épocas y siglos, pero no me creo las historias de época en las que ella se comporta y habla como una mujer moderna del siglo XXI. Así que Gabriel y ella tenían que encajar en su propio ambiente.

 8. Los géneros que abordas en tus novelas son variados: romántica, histórica, misterio. ¿Cómo trabajas a la hora de armar las diferentes tramas?

Es bastante duro, lo reconozco. En estos casos, me viene a la cabeza una idea, una vieja leyenda, una conspiración política o algo que sucedió en realidad y a lo que empiezo a darle vueltas… Algo así como… ¿y qué pasó aquel año en que atentaron en el Parlamento, qué grupo gobernaba, conservadores o liberales, qué sucedía en África y en la India, donde el Imperio Británico atesoraba sus colonias? ¿Y si él perteneciera a una hermandad secreta o si ella tuviera un hermano al que jamás conoció? ¿Y si la reina Victoria la escogiera como confidente y ella fuera capaz de detener alguna conspiración? Así empiezo a hilar la historia, voy perfilando primero los personajes, investigo todo lo que rodea el momento: la política, la medicina, la literatura o las obras de teatro que se estrenaban entonces… Es un trabajo duro, pero casi tan bonito como empezar a escribir la historia.

ebonyclark

 9. Hace casi 10 años se publicó tu primera novela, ¿qué cambió para vos desde ese momento? ¿A qué te dedicabas con anterioridad?

Soy funcionaria desde 2004, lo cual ha sido una ayuda, porque ya sabemos que con lo mal que está el trabajo, no todo el mundo puede tener la tranquilidad de un ingreso fijo y un horario que te permita luego dedicar algún tiempo a otra tarea. Así que dicho esto, me siento muy afortunada de poder seguir escribiendo, quizá no al ritmo que a veces me gustaría por falta de tiempo. La verdad es que todas las cosas que cambiaron en mi vida no tuvieron que ver con la publicación de mi primera novela, aunque me hizo tremendamente feliz poder compartirla con alguien, eso es cierto. Digamos que escribir para mí ha sido algo que me ha acompañado a lo largo de toda mi vida, ha sido como una tarea placentera y paralela a la evolución habitual de la mayoría de nosotras. Conseguir un trabajo fijo, casa, pareja, una hija… Y a la par, escribiendo todo lo que podía y con la gran suerte de contar con personas en el mundo de la romántica que fueron confiando en lo que yo hacía. Y por supuesto, lo más importante, lectoras que decidieron darme una oportunidad y a quien espero no defraudar nunca, porque sin ellas, Ebony Clark nunca habría existido.

 10. ¿Hay alguna pregunta que jamás te hayan hecho y sobre la que quisieras hablar?

Pues no se me ocurre. Pero si te parece, es una forma de dejar la puerta abierta para charlar otro día. Estaré encantada de responder a todo lo que vaya surgiendo. Animo a quienes aún no lo hayan hecho, a leer El club de la orquídea. Y deseo de corazón que la disfruten tanto como yo en cada página. Y para vuestro blog, un millón de gracias por contar conmigo y por realizar esta entrevista. Quedo siempre dispuesta para cuando os apetezca. Os mando desde Canarias, España, un abrazo muy, muy fuerte y cálido.

  • Compartir
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>