Entrevistas

“Quería escribir un romance con el trasfondo de la rivalidad de ambas reinas porque me parece un período que se presta y se ajusta de manera perfecta a una novela romántica”

Salió Por lealtad a una reina y nos contactamos con su autora, Mills Bellenden, que nos contó cómo construyó el espacio histórico de la corte de Edimburgo: qué pasa con las dos monarcas, María Estuardo e Isabel I, además primas y enfrentadas política y religiosamente. En ese intersticio se construye la historia de amor, en los entretelones y las suspicacias de un momento histórico complejo y peligroso, siempre lleno de aventuras.

1. ¿Qué nos trae Por lealtad a una reina?

Intrigas en la corte de Edimburgo, en el palacio de Holyrood en un principio; pero que después esas mismas intrigas estarán presentes en la corte inglesa. Traiciones entre los clanes escoceses que apoyan a María Estuardo y a su hermanastro Jacobo; la reforma religiosa en Escocia con la aparición de John Knox y el protestantismo. Ese sería el marco histórico en el que sitúo la trama de esta novela. Pero hay más, por supuesto. Una historia de amor entre la dama más cercana a la reina María y el secretario del embajador inglés en Edimburgo, con lo que representan ambas naciones en estos tiempos.

2. En el título se lee la presencia de una reina, pero en este caso se trata de dos monarcas, que son primas y profesan distintas religiones. Advirtiendo a la polémica Reforma de la corona inglesa, ¿cómo fue la construcción de los protagonistas, tan cercanos a sus reinas, tan en pugna por sus creencias y obligaciones?

El título viene a resumir lo que es la novela. Ambos personajes actúan en función de su lealtad a su respectiva reina. Y, al final, se ven obligados a acatar sus decisiones. Efectivamente, como bien señalas en la pregunta, se trata de dos reinas de distintas naciones y que además son primas: María de Escocia e Isabel de Inglaterra. La reforma religiosa que tuvo lugar en Escocia juega un papel destacado en la novela porque será el detonante de todo lo que sucede. Pero también el recelo que despiertan ambas reinas: ninguna de las dos reinas se fía de las intenciones de la otra y, por ese motivo, no dudan en emplear sus artimañas para saberlo. En este caso, situé a los dos protagonistas principales, lady Edith y Arthur Wolsey como esos peones que sirven a sus respectivas reinas con el consabido peligro que corren en las dos cortes. Ambos se entregan a sus cometidos de tratar de obtener la información precisa del otro, empleando cualquier artimaña. Son leales hasta el final. Pero esa lealtad se verá algo salpicada por algo que ninguno de los dos esperan encontrar: el amor.

3. Siempre resulta cautivador la representación histórica que haces, los datos y personajes que nos entregas. ¿Cómo fue la investigación para establecer el contexto de acción de lady Edith y sir Arthur Wolsey?

Esta historia llevaba tiempo rondándome la cabeza pero siempre la dejaba a un lado a favor de otras. Quería escribir un romance con el trasfondo de la rivalidad de ambas reinas porque me parece un período que se presta y se ajusta de manera perfecta a una novela romántica. Dado que mi doctorado me llevó a investigar la propia Historia de Escocia, en relación con Inglaterra en las obras de Walter Scott, digamos que la parte histórica ya estaba hecha. Casi la totalidad de los personajes son históricos y se comportaron en mayor o menor medida como lo he descrito.
Luego, me faltaba encajar el romance de los dos protagonistas en este período. Y tenía claro que uno tenía que ser escocés y el otro inglés para darle un toque de interés a la trama y que ambos, pese a ser leales seguidores de sus respectivas monarcas, acabarían sucumbiendo ante lo inevitable: la atracción que surge entre ellos. Decidí que él sería el inglés por el tema de los corsarios de la reina Isabel. Era perfecto para la trama. Lo cual me dejaba a lady Edith como la principal dama de María Estuardo.

plaur_l

4. ¿Tiene alguna particularidad en tu novela el hecho de que las monarcas sean mujeres, en un momento en que ambos reinados eran fuertemente cuestionados?

Siempre me sentí atraída por este período en el que ambas mujeres coinciden en sus respectivos tronos. Es cierto que es un momento en el que las dos naciones están dirigidas por mujeres y que eso es llamativo, no solo para el historiador, sino también para el lector. Dos naciones que durante siglos se enfrentaron con reyes también lo hicieron con reinas, aunque de una manera más sibilina. No con guerras abiertas como siglos antes con William Wallace y Robert the Bruce. O las posteriores rebeliones jacobitas. Es cierto que ambas cortes fueron cuestionadas por diversos motivos: a María Estuardo le costó el trono el problema religioso. En el caso de Isabel decidió no casarse, aunque ella tuvo mejor suerte que su prima.
Te confieso que tras escribir Por lealtad a una reina, he considerado volver a retomar a Isabel y su reinado para una futura novela. Creo que es un período que contiene muchos alicientes para una historia romántica.

5. ¿Qué cualidades, independientemente de las lealtades a sus reinos, percibís en tus protagonistas? ¿Qué rasgos o características típicamente inglesas percibís en Sir Wosley? ¿Y escocesas en lady Edith?

Lady Edith es fuerte, decidida y orgullosa. Fría en algunos acercamientos de Wolsey. Sin duda, ella no espera encontrarse con un secretario de embajada al estilo de Arthur Wolsey. Recela de él desde el primero momento. No lo soporta porque es inglés. Y para alguien como ella, escocesa, lo inglés representa el rechazo inmediato y absoluto. Tampoco se fía de él por su aspecto. Pero al mismo tiempo el misterio que lo rodea, porque no parece ser quien dice, la atracción que despiertas en las damas de la corte, o que en un momento determinado de la historia no vacile en ayudarla, irán transformando a lady Edith en una dama que no se reconocerá a sí misma cuando sienta el deseo de que él la bese o la saque a bailar, pese a sus fingidas reticencias. Arthur Wolsey es un hombre de mundo que ha conocido infinidad de situaciones, pero es un novato en cuanto a hacer de espía en la corte escocesa. Por ese motivo, en ocasiones, se comporta más como un hombre que un agente de Francis Walsingham. No logra mantenerse frío ante la presencia de Edith porque le atrae. Se olvida de su cometido con facilidad, pero porque está más pendiente de la atracción sobre Edith que de su misión. Y el propio embajador inglés tiene que recordárselo en ocasiones. Wolsey es leal a Isabel y al cometido que le han encargado, pero cada vez que se encuentra a Edith parece olvidarse de ello con suma facilidad. Por otra parte no rechaza a Edith porque sea escocesa, ni recela de ella como sí hace Edith de él por ser un inglés.

6 . ¿Qué es lo que se pone en juego en este peligroso acercamiento?

Queda claro que, cuanto más se acercan, más riesgos corren sus respectivas misiones. Pero al mismo tiempo, el peligro de perder algo más que la cabeza, ya que ninguno se ha planteado sentir algo más profundo por el otro y, en ciertas ocasiones, no pueden controlar sus sentimientos. El destino parece dispuesto a jugar una particular jugada con ellos. Los acerca en los diversos bailes de la corte, en paseos por los jardines, situaciones inesperadas. La atracción está ahí. Y el acercamiento pone en jaque a ambos pero, al mismo tiempo, los une frente a lo que está por llegar en la corte. En el momento de máxima tensión ambos deciden unir fuerzas por un bien común. Ambos confiarán en el otro y se olvidarán de los demás. A Wolsey solo le importa salvar a Edith a toda costa de lo que sucede en la corte escocesa. Y ella no puede confiar en otro que no sea él, al descubrirse el juego de traiciones hacia María Estuardo.

7. ¿En qué te inspiraste para construir esta historia? ¿Viste películas? ¿Escuchaste música?

Además de la bibliografía sobre la historia de Escocia que poseo, también acudí a películas, como María Estuardo (1936) protagonizada por Katherine Hepburn que se mantiene bastante fiel a la Historiografía de ese momento. Elizabeth (1998) y Elizabeth, la edad de Oro (2007) protagonizadas por Cate Blanchet. Como anécdota me basé en el personaje de Walter Raleigh, protagonizado por Clive Owen para Arthur Wolsey. Esa imagen de aventurero, de corsario o de cínico seductor con la que aparece en la película me llamó la atención desde el primer momento.
La música siempre forma parte de mi tarea de escritura: No puedo escribir sin escuchar de fondo bandas sonoras de Braveheart, o Más fuerte que su destino que son parte de las que más utilizo cuando escribo. E incluso algo de música tradicional de Escocia, las bandas de gaiteros me ayudaron a crear la atmósfera necesaria.

8. ¿Un deseo para esta nueva novela?

Siempre pido que les guste a las lectoras. Que se diviertan, que disfruten con su lectura. Dejarles una sensación agradable cuando cierren el libro, semejante a otras de mis historias.

 Más novelas de Mills:

Web:

atrapada-en-el-carnaval la-prisionera la-condesa-de-pembroke los-jardines-de-drummond-castle la-cortesana-de-parís dama-de-corazones espadas-y-rosas (1)

Entrevistas, Romántica

“Adoro las historias de segundas oportunidades. Casi toda la inspiración que me llega tiene que ver con ese tipo de argumentos”

Pareciera que Lola corriera una carrera, pues en poco más de un año, publicó tres novelas con Vestales. Para no faltar a la ansiedad por lo novedoso, nos encontramos con ella para que nos cuente qué pasa con "Y de repente tú."

Lola, ¿qué podés contarnos de Y de repente tú?

Y de repente tú es una historia que pretende mostrar que existen diferentes tipos de amor, que todos ellos son válidos y que a veces la vida nos pone en la tesitura de elegir entre uno u otro. La protagonista de esta novela, Anna, se verá sorprendida por unos sentimientos que jamás ha experimentado, a pesar de amar desde la niñez a Peter.

ydrt_l

2. ¿Cómo fue la construcción los tres personajes masculinos que se disputan el amor de Anna: Peter, Robert y Ralph?

En estos tres personajes quise mostrar diferentes formas de sentir y vivir el amor. Los tres son muy distintos, viven sus relaciones de manera diferente y se enfrentan a las vicisitudes de las mismas de acuerdo a sus caracteres, diametralmente opuestos. Aunque llegando el final de la novela descubrimos que tanto Ralph como Peter comparten la capacidad de amar apasionadamente.
Robert tiene poca presencia en la historia. Es un personaje secundario que apenas tiene intervención mas que por los recuerdos de Anna. Al igual que ella, se ve arrastrado a un matrimonio por conveniencia que acepta con pasividad, al contrario que Anna, que ha estado casi toda su vida enamorada de Peter.
Peter es un joven cándido, acorde a lo que se espera de un hombre de buena familia de su tiempo. El amor que comparte con Anna es limpio, puro y sin aspavientos. Un amor tranquilo que los colma de paz.
Ralph es un hombre de mundo, seguro de sí mismo, con experiencia…su manera de amar a Anna será apasionada y ardiente. No entiende el amor mas que como una entrega total.
Estos serán los tres hombres en la vida de Anna, y ella deberá decidir si seguir el dictado de su corazón o por el contrario continuar el camino que se ha fijado a sí misma casi desde que era una niña.

3. ¿Cómo describirías a Anna?

Anna es una mujer inteligente, sensible y adelantada a su época. Si bien no tiene más remedio que aceptar la imposición paterna en cuanto a la elección de marido se refiere, su alma se rebela y está dispuesta a afrontar el escarnio social con tal de no sentirse esclava de los deseos de los demás.
Su valentía la llevará a aceptar unos sentimientos que la perturban y desconciertan, aunque eso suponga abandonar todo lo que le ha proporcionado paz y seguridad en su vida.

4. ¿Dónde se ambienta tu nueva novela? ¿Qué preceptos sociales trae aparejado?

Mi novela está ambientada en la sociedad victoriana de la segunda mitad del siglo XIX. Se trata de una sociedad tremendamente moralista que se rige por unos preceptos muy estrictos. El papel de la mujer de la alta sociedad era hacer un buen matrimonio, habitualmente concertado por su familia, y dedicarse a la crianza de los hijos. LA mujer en la época victoriana era tratada más como una valiosa figura de porcelana que como un ser de carne y hueso, con sentimientos y necesidades reales. Y en este contexto se sitúa la historia de Anna.

13615125_1017059125076031_749182773434304

5. ¿Cómo fue el proceso de escritura? ¿Qué llegó primero? ¿Algún personaje? ¿Una escena? ¿Una sensación?

Adoro las historias de segundas oportunidades. Casi toda la inspiración que me llega tiene que ver con este tipo de argumentos. En este caso me apetecía explorar la situación en la que una mujer se casase enamorada de otra persona…para acabar descubriendo el verdadero amor.
Si algo he tenido claro con esta historia es que no quería minimizar los sentimientos que durante tantos años habían unido a Peter y a Anna y creo que se refleja perfectamente que lo que ambos sienten es amor, aunque un amor que no puede compararse con el que, sin esperarlo, irrumpirá en las vidas de ambos.

Actualidad, Comunidad, Eventos, Feria del Libro, Festivales, Histórico, Lecturas, Literatura, Novedades, Policial, Romántica

44º Feria Internacional del Libro

Encontranos en el Stand 931 del Pabellón Verde

Aquí la agenda de presentaciones y firmas con lxs autorxs de Vestales al inicio de la Feria y durante abril.

Agendate, no te lo pierdas

 

2018_filba_dellutri 2018_filba_serrano 2016_filba_carranza_torres 2018_filba_benitez

Romántica

“La contienda y el choque de caracteres de mis personajes es algo que me sale casi sin querer”

1. Lis, acaba de salir tu novela, ¿qué podés contarnos sobre De miel y mosto?

Desde muy joven deseé escribir libros que hablaran de personas e historias con finales felices. Este libro trata de eso, de sentimientos, amores que en un principio parecen imposibles y de sueños que se cumplen. Siempre he creído que el amor no tiene límites y que cualquier cosa puede suceder; y no me refiero únicamente a las novelas. En la vida real encuentras cada día historias fantásticas que han sucedido a personas corrientes como tú o como yo. Esa es la magia del verdadero amor, y creo que en esta novela hay un poquito de esa magia.

mym_l

2. En tus historias solemos encontrarnos, como punto central, con la dinámica entre hombres y mujeres y, en general, esta relación se da a través del juego y el engaño. ¿Cómo atraviesan tus personajes el pasaje de lo dulce a lo amargo?

Lo admito, soy culpable: me encanta ese rifirrafe entre los protagonistas. La contienda y el choque de caracteres de mis personajes es algo que me sale casi sin querer. Me gusta que mis mujeres, heroínas cada una a su modo, sean fuertes y con carácter, y no se lo pongan fácil al protagonista. A todas nos gusta que luchen por conquistar nuestro afecto. Nada de mujeres sumisas que a todo dicen que sí. ¿Cómo atraviesan mis personajes el pasaje de lo dulce a lo amargo? Pues creo que conociéndose un poco mejor a sí mismos, adquiriendo madurez con el paso del tiempo y las experiencias que viven a lo largo del camino.

3. ¿Cómo fue el proceso de escritura? ¿El punto de partida fue un conflicto, un detalle, una imagen que se te vino a la mente?

El proceso es bastante sencillo, y puedo decir que hasta completo, porque cuando una novela viene a mi mente lo hace así, de pronto y de principio a fin. Veo a los personajes principales, los secundarios, sus historias a lo largo del tiempo, cómo se conocen y se enamoran, y el modo en que llegan a ese final feliz. Entonces me pongo a ello y escribo todo en un papel o cuaderno, porque si no lo hago lo antes posible, del modo en que la historia aparece en mi cabeza, se esfuma de ella. Luego, cuando me siento a escribir, como ya he dicho en muchas ocasiones, lo primero que hago es ponerle un título. Sé que es una de esas excentricidades de autor, pero si no lo hago, soy incapaz de escribir una sola línea.

4. ¿Cuál fue el personaje que más te costó construir? ¿Por qué?

Sin duda, fue Bunico. Insuflar vida a un personaje que no habla, pero que intuye en todo momento lo que está ocurriendo en el corazón de la protagonista, fue toda una experiencia.

 

lishaley

 

5. Sos una gran lectora del género romántico. ¿Quiénes han sido tus influencias a la hora de escribir?

Siempre me han encantado autoras como Nora Roberts, Amanda Quick o Julia London, y más recientemente Marian Keyes, Lola p. Nieva o Sophie Kinsella, entre muchas otras. Leerlas es una delicia. A la hora de escribir me gusta experimentar, y tratar de encontrar mi propia voz. La verdad es que a día de hoy tengo unas seguidoras y amigas maravillosas que me permiten pasear de la romántica histórica a la contemporánea, el suspense… No puedo estarles más agradecida.

6. Desde el 2012, con la salida de tu primera novela, tuviste un recorrido muy prolífico. ¿Cómo son tus rutinas de escritura? ¿Escribís en algún horario en particular? ¿Un lugar especial? ¿Escuchás música?

En realidad escribo a cualquier hora y en cualquier lugar. Mi tiempo libre lo reparto entre la familia, las amigas y la escritura. Disfruto de la música, y de grupos como Rolling Stones, Queen, ACDC… Pero si decido disfrutar de ella mientras escribo, suelo optar por baladas y canciones más románticas, como las de Cheyenne o Diego Torres, por ejemplo.

7. ¿Cómo trabajas los personajes femeninos? ¿Encontrás, por ejemplo, similitudes o una evolución entre Gisele Rowing –protagonista de El mejor de los juegos, tu primera novela– y Eliza?

El mejor de los juegos es una novela a la que tengo especial cariño, porque me dio la oportunidad de conectar por primera vez con muchísimas lectoras. Recuerdo que cuando vi la portada me pareció lo más bonito del mundo. ¡Estaba en una nube! Respecto a las similitudes entre Gisele y Eliza, la verdad es que son pocas, aunque ambas tengan que luchar por un amor que parece imposible y lleven una doble vida llena de secretos. Gisele es una pirata independiente y dura que vive en el Caribe, en completa libertad, y Eliza, en cambio, es una mujer que se adapta a las difíciles circunstancias que le ha impuesto la vida.

8. ¿Qué hacés cuando no escribís? Tengo entendido que sos una apasionada de la fotografía y que además te has desarrollado profesionalmente en jardinería.

La fotografía me encanta, es cierto, es otra de mis grandes aficiones. En mi día a día trabajo como jefe del departamento de medioambiente en un centro especial de empleo, donde gestiono las labores de personas maravillosas con discapacidad. Un trabajo muy gratificante y creativo.

9. ¿Un deseo para vos?

Hummm. Creo que no me lo han preguntado nunca. ¿Cuál es mi deseo? Pues, obviamente, que mis libros continúen llegando a manos de mis lectoras, que mis historias les hagan soñar y confiar en que, en el amor y en la vida, todo puede suceder. ¡Podría ocurrir mañana mismo! Para terminar, me gustaría dar las gracias a mi editora, Mª Mercedes, y a la editorial Vestales, por confiar de nuevo en mí y en mi trabajo, y a mis bellas lectoras, que al fin y al cabo son los verdaderos motores que me empujan a seguir con este sueño. ¡Sois extraordinarias!

¡Gracias Lis!

Actualidad, Entrevistas, Feria del Libro, Lecturas, Literatura, Policial

“Es literatura popular en el sentido más puro del término, un juego continuo intentando desconcertar, conmover, despistar y hacer reír al lector”

Salió Putaparió para ubicarse como el quinto tomo de "Gillette", la saga con la que Ezequiel Dellutri nos conquistó hace ya algunos años. Alambre de púas, la entrega anterior, nos había dejado, como siempre, con ganas de más. ¿Qué nos traen Simón y Jeremías? ¿Cómo evoluciona la trama? ¿Cuántos libros más conformarán esta historia? ¿Cuándo podremos ver a esta dupla en pantalla? Todas preguntas que, por suerte, tienen respuesta.

1. Ezequiel, acaba de salir Putaparió, la quinta entrega de tu saga “Gillette”.  ¿Qué nos traen Simón León y Jeremías?

Para mí, es una profunda alegría que Gillette y Simón estén de nuevo en la calle, que es su hábitat natural. Cada libro es distinto, pero aunque este sigue teniendo la química característica de la dupla, funciona como una ampliación de la mitología gillettiana, si se me permite el término. Vamos a cruzarnos de nuevo con la familia de Jeremías, que ya había aparecido en Malaventuranzas, pero además metemos la nariz en el mundo de Simón León, un universo que apenas había aparecido. Putaparió es, además, la más extensa de las novelas de la serie. Te diría que hay Gillette para empacharse.

2. Leí en alguna nota que pensaste en una saga de nueve libros, y ya hace tres años habías escrito por lo menos seis.  Además de tomar la saga detectivesca de Sherlock Holmes y el policial de enigma, no puedo dejar de pensar en una similitud con George Lucas y Star Wars, en el sentido de haber pensado la saga casi completa en su momento, e ir estrenándola a medida que los avances tecnológicos y los efectos especiales se lo permitían. En tu caso, podríamos pensar que el orden de edición se debe a una evolución entre la dinámica de los protagonistas y la temática: los vínculos filiales en Todo queda en familia, la amistad en Nunca me faltes, la religión en Malaventuranzas y el hecho de afrontar las heridas de la vida en Alambre de púas. En Putaparió, nos encontramos con los límites del amor y la literatura como construcción de vínculos.  ¿Cómo fue pensar esta “historia total” y segmentarla según temáticas medulares?

La experiencia de escribir la primera novela de la serie, Todo queda en familia, fue tan atrapante que al terminarla ya tenía en mente la siguiente. Cada novela trata un caso en particular, pero a su vez, suma elementos al mundo de Gillette. Las duplas de investigadores suelen generar una cantidad interminable de novelas, pero desde el comienzo supe que quería darle un final. Primero pensé en nueve, como vos decís, pero después decidí achicarme, porque el esquema del policial es muy reiterativo y no quería escribir siempre las mismas historias. Así que reduje la cantidad: la próxima novela de Gillette va a ser también el cierre de la historia. Quiero que los lectores tengan la experiencia completa, que los personajes crezcan hasta el final y que no se estanquen. Siento, también, que es un esquema muy propio del folletín, de los relatos pulps, de las viejas novelas de aventuras, de los cómics. Me gusta trabajar con este tipo de entrecruzamientos, con géneros que son callejeros en el mejor sentido del término.

p_l

 

3. ¿Quién es Balvina y cómo se vincula con la investigación?

Balvina es la sobrina de Simón León. Por cuestiones que son explicadas en la novela, va a tener que compartir unos días con su tío. Un asesinato dentro de la misma familia —no quiero adelantarme, pero muere uno de los pequeños personajes emblemáticos de la serie— la va a llevar a convertirse en investigadora junto con Ruky, la novia muda de León. Ella misma va a contar sus aventuras en una serie de insertos paralelos a la historia principal.

4. Los nombres de los personajes, complicados y en rima, generan en la lectura la idea de un artificio explícito, un juego, un guiño que, sin embargo, se acomoda con naturalidad al presentarnos un narrador creíble, verosímil, un escenario identificable. ¿Quiénes han sido tus influencias a la hora de escribir?

Lo que decís es cierto: la mitología gillettiana es un enorme juego que ya está dado desde los mismos nombres. Es literatura popular en el sentido más puro del término, un juego continuo intentando desconcertar, conmover, despistar y hacer reír al lector. Soy admirador de Sherlock Holmes, pero no tanto de los casos que resuelve como de su mitología. Intenté llevar al extremo esa idea y hacer que el mundo de mis personajes se expandiera en cada nueva novela. Por otra parte, sería injusto no mencionar a John Irving, autor del que aprendí la importancia de saber contar al límite del realismo. Cada novela suya es una clase magistral sobre el arte de narrar.

5. El año pasado fue muy importante para vos: ganaste el Premio Norma con Koi y, con Carroña, el Premio Internacional de Novela Negra. ¿En qué momento de tu vida te encuentran estos reconocimientos?

Todo esto no es más que un reconocimiento a mi testarudez. Son más de veinte años de trabajo, de remar en medio de la tormenta, de dudar, de preguntarme por qué hacer literatura cuando a nadie parecía interesarle lo que escribía.

Yendo a lo concreto, con Carroña probé meterme un poco más en el universo de la novela negra y medirme con otros personajes ajenos a las historias de Gillette. Abandoné la voz de León, que me queda muy cómoda, para meterme en la cabeza de Julia, una mujer que se dedica a hacer desaparecer cuerpos para distintas organizaciones criminales. Fue una enorme alegría haber ganado el premio. La literatura policial es técnicamente compleja, requiere la utilización de numerosos recursos y de un tallado rápido y certero de los personajes. Bajo su apariencia de simpleza, se esconde mucha dificultad de ejecución, al menos desde mi experiencia.

Con Koi, la novela juvenil que ganó el premio Norma, decidí dejar de lado la técnica y centrarme en una historia sencilla que necesitaba contar, que tenía atravesada en mi garganta literaria desde hacía un tiempo. Es una novela muy distinta a mis relatos negros, así que el lector de Gillette se va sorprender porque está jugada desde el lugar de la emoción antes que del misterio o el humor.

6. Sos profesor de Literatura, además de un gran promotor de la lectura. En la Feria del Libro del año pasado, varios chicxs  se acercaron en busca de la saga y, comentaban, orgullosos, que eran alumnxs tuyos. ¿Cuáles crees que son las potencias transformadoras de la literatura? ¿Qué tratas de transmitirles a tus alumnos?

Creo que todos los que escribimos debemos tomarnos muy en serio la promoción de la lectura, porque es la única manera de darle continuidad a lo que hacemos. Poder inspirar a otros para que lean es uno de los desafíos más hermosos que asumí. La literatura es una forma de vincularnos. Nos saca de lo cercano y nos permite aproximarnos a experiencias diferentes, a visiones del mundo que confrontan con la propia. Muchas veces pienso que me gustaría volver a leer como lo hacía en la adolescencia, con esa intensidad. Tener la posibilidad de compartir mis lecturas y, en cierta medida, mis libros con mis alumnos es recuperar algo de todo eso, un sentimiento egoísta disfrazado de altruismo.

ph grupo norma

 7. ¿Cómo ves el panorama actual del género policial en Argentina? ¿Te inscribís en alguna tradición? ¿Un Borges? ¿Un Walsh?

Argentina es un poco un país de novela negra. Hubo y hay grandes maestros del policial, pero no tantos del relato detectivesco, que para encuadrarse dentro de esa tradición necesita continuidad: los personajes deben ir de un caso a otro, es decir de una novela o cuento a otro. También, me parece que es difícil trabajarlo desde el punto de vista editorial, porque se corren riesgos importantes que no todos están dispuestos a asumir, sobre todo con autores nóveles. Con la colección Opus Nigrum y la saga Gillette, la editorial Vestales ha dado muestras de un compromiso que agradezco como escritor.

8. ¿Cómo son tus rutinas de escritura? ¿Escribís en algún horario en particular? ¿Algún lugar especial? ¿Escuchás música?

Escribo en cualquier lado, siempre con urgencia aunque nunca me pude explicar por qué. La escritura no es algo que se da solo frente al teclado; como soy un autor de tramas y personajes, hay cosas que resolver y eso demanda tiempo pensando en la historia. En mi experiencia, la escritura es una obsesión.

Durante años, escribí en cuadernos, pero después fui pasando a la computadora y ahora solo recurro al papel en determinados momentos. Descreo de los rituales de escritura y creo ser riguroso en la forma de enfocar mi trabajo. Usualmente, escribo de noche —aunque reniego, soy un noctámbulo incurable— y corrijo por la mañana. Escucho música, muchísima, pero no cuando escribo. Ahí es solo el ruidito de mi cabeza tratando de engranar.

9. ¿Un deseo para vos?

No sé… ¿una serie de Gillette para la pantalla chica? Tal vez sea pedir demasiado, pero no estaría nada mal.

 

 

Entrevistas, Histórico, Lecturas

“Si en Mujeres de invierno la tensión estaba dada por lo inminente de la catástrofe de una guerra, aquí en Hijos de la tormenta gira en torno a cómo sobrellevar todo ese dolor y muerte que implica vivir en un conflicto armado a nivel global”

Luis Carranza Torres presenta Hijos de la tormenta

1. Luis, acabas de publicar un nuevo libro, en íntima consecución con Mujeres de invierno. En la anterior novela, un punto principal era la construcción de la tensa dinámica madre hija. ¿Quiénes son los Hijos de la tormenta?

Se trata de una familia implosionada por varios hechos, ya partida en fragmentos. Y la búsqueda de esas “partes” por reconstruirse, por buscar su nuevo lugar en el mundo. En donde sea que la vida los haya dejado. Todo ellos, en los primeros años de la Segunda Guerra Mundial.

2. El marco que recorre ambas novelas es la Segunda Guerra Mundial, más precisamente la Alemania nazi. En alguna entrevista mencionaste cómo siempre te llamó la atención que una sociedad tan culta abrazara un proyecto que devino en tal infierno. ¿Cómo se plantean los personajes de Hijos de la tormenta al respecto, habiendo transcurrido una parte de horror en tu libro anterior? ¿Qué evolución psicológica o política percibís en ellos?

En Hijos de la tormenta esa lupa amplía su campo de visión. Deja de abarcar en exclusiva a la Alemania nazi para mostrar a esa Europa en guerra y también cómo repercute en nuestro país. Si en Mujeres de invierno la tensión estaba dada por lo inminente de la catástrofe de una guerra, aquí en Hijos de la tormenta gira en torno a cómo sobrellevar todo ese dolor y muerte que implica vivir en un conflicto armado a nivel global. Si en Mujeres de invierno el disparador era ese que decís, acá en Hijos de la tormenta viene dado por la incredulidad sobre cómo el ser humano puede exterminarse entre sí por política y otras yerbas semejantes.

3. Los López de Madariaga no han sobrevivido como núcleo familiar, y en esta nueva entrega, cada uno intenta rehacer su vida, hay nuevas locaciones también. En el libro hay diferentes voces, diferentes perspectivas; un escritura coral. ¿Cómo considerás que opera esa polisemia en un escenario tan caótico, tan sin salida? ¿Qué se hace cuando no parece haber perspectiva de futuro?

Trasladar a lo literario un hecho tan complejo como la Segunda Guerra Mundial no dejaba mucha otra salida que una novela coral. Buscaba en esa forma de llevar adelante la novela, sobre todo reflejar el conflicto desde una perspectiva múltiple y muy humana, de esa forma que los franceses han denominado “petite histoire”. Una narración centrada no en los grandes hechos sino en los detalles, las anécdotas, el costado más humano, más simple, más sentido, de los eventos de la historia, en este caso, de la guerra. O como bien se podría decir, no hablamos de una guerra mundial, sino de muchas, múltiples guerras más pequeñas que convergen en conjunto a una terrible sinfonía de muerte y destrucción, pero también de la sorprendente capacidad de supervivencia y entereza humana, para dejar atrás, de mejor o peor forma, las cosas más terroríficas. hdlt_l

4. ¿Qué fue de aquella Constanza que, en Mujeres de invierno, se presentaba, en principio, como una joven obnubilada por la cultura de esa sociedad tan prolífica, tan avanzada?

Perdió la inocencia y se golpeó, muy duro con una realidad terrible. A la obnubilación por todos los adelantos técnicos que veía en Europa ahora la ha reemplazado un cierto escepticismo. Es una joven muy inteligente, muy bella, pero que parece no encajar con el mundo. Y guarda una desilusión de mucha gente, empezando por sus padres. Solo Dieter, de quien recela por su obediencia como marino al régimen nazi, es capaz de brindarle cierta satisfacción afectiva, de calmar todos los demonios que le crecen por dentro. Pero no deja de pensar que el remedio puede ser peor que su enfermedad.

5. Sabemos de tu rigurosidad al momento de la investigación. ¿Cómo complementaste la información recogida para Mujeres de invierno?

En realidad, será por el cambio de tiempo histórico, por la diferente década o el estallido de la guerra que transformó muchas cosas que fue prácticamente una investigación independiente, nueva en la inmensa mayoría de los temas. Las fuentes fueron muchas. No solo bibliográficas, sino también de noticiarios, películas, diarios y hasta discos de la época. Como te dije antes, no me interesa tanto los grandes hechos del período sino cómo los vivieron en el día a días las personas comunes.

6. ¿Qué fue lo que más te costó al escribirlo?

La recreación del pensamiento de la época. Es decir, cómo decían las cosas, las valoraciones que existían detrás de determinados comportamientos. Una cosa es describir cómo se vestían o se arreglaban y otra buscar las frases, las palabras, las idiosincrasias de ese período histórico.

7. En esta novela de voces, como antes planteábamos, hay personajes nuevos. ¿Qué personaje secundario fue el que te gustó más construir? ¿Por qué?

Todos tienen su encanto. De los nuevos y puramente literarios, Edgar fue el pequeño guiño a un amigo justicialista, al que pongo como acólito del propio Perón, Teniente Coronel por ese entonces. De los personajes históricos que aparecen en el libro, estoy entre el cumpleaños de John Kennedy en Ascochinga, Córdoba o la venida a Buenos Aires de Walt Disney. En ambos casos, por ser hechos no muy conocidos entre nosotros pero que traían, por detrás, no pocas cuestiones y provocarían muchas otras hacia adelante en el tiempo.

8. Sacaste dos libros en exactamente dos años, ¿cómo congenias tu trabajo de escritor con tu carrera de abogado, tan prolífica?

La literatura es mi cable a tierra de la profesión. Libera la mente de muchas de las tensiones y problemas que el ejercicio de la abogacía te trae aparejado.   Carranza

9. ¿Cómo son tus rutinas de escritura? ¿Escribís en algún horario en particular? ¿En algún lugar? ¿Escuchás música?

Tengo un ejercicio de la profesión bastante movido así que donde se pueda, como se pueda. En general, aprovecho los tiempos muertos, antes de algún juicio o de la universidad para hacerlo. Por lo general, no escribo de corrido o siguiendo el orden de la trama. Van apareciendo escenas que disparan otras y que terminan concatenándose.

10. ¿Un deseo para vos?

No para mí. Para los lectores. Que disfruten del libro. Que lo hagan suyo con eso tan maravilloso que tiene la lectura: apropiarse del texto, terminar de darle significado en función de lo que es uno mismo. ¡Gracias Luis!

Entrevistas, Feria del Libro, Histórico, Lecturas, Literatura, Novedades, Presentaciones

Claudia Barzana nos presenta La ciudad de la niebla

Salió la nueva novela de Claudia, y la sexta que publica con Vestales, así que no perdimos oportunidad y nos contactamos con ella para que nos cuente qué nos trae La ciudad de la niebla, qué relación encuentra en la composición de los personajes con aquellos de su primera novela, cómo fue la investigación, y quiénes son Victoria y Thomas.

 

1. Claudia, ¿qué podés contarnos de tu última novela, La ciudad de la niebla?

La ciudad de la niebla es una novela intensa, que trascurre gran parte en la ciudad de Londres, en plena época victoriana. Ese, es un momento de la historia muy rico para relatar, también está presente la ciudad de Buenos Aires en otros capítulos. Thomas y Victoria son los protagonistas de una historia de amor que vivirán a través de los años. Ambos deberán atravesar varios obstáculos, gozarán de encuentros y padecerán los desencuentros, pero tendrán la plena convicción que ese amor será  para siempre. Los acompañan varios personajes secundarios, que van a entreverarse en la trama, abriendo nuevas historias.

lcdln_l (1)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2. Sos una ávida lectora y –nos consta– una investigadora muy aplicada y minuciosa. ¿Cómo fue meterte en el contexto de La ciudad de niebla? ¿Qué libros o documentos te ayudaron a recrear ese espacio?

Mi punto de partida para empezar una novela es reunirme de la documentación sobre el lugar y la época que quiero contar. Me costó muchísimo hacerme de esa documentación. Conseguir los libros que quería no fue nada fácil. Al principio me desesperé, pero al fin obtuve los que quería. Yo quería retratar a Londres de aquella época, y que el lector se adentre en sus calles y costumbres, que viva esa ciudad a la par de los personajes. Espero haberlo logrado, ya me lo contarán las lectoras cuando comiencen a leerlo.

3. En una entrevista anterior, nos contabas que, en la investigación que llevaste adelante con Lo indómito del espíritu y La invención del mañana, habías descubierto un dato que había gustado mucho (las bolsitas de girasol asado con sal) pero que no habías podido usar por el contexto histórico en que se desarrollaban las historias. Finalmente, ese dato aparece en Ojos grises, casi como un autoguiño. ¿Te sucedió algo similar con tu nueva novela? ¿Algún dato que hayas guardado y hayas podido desarrollar en La ciudad de niebla? O al revés, ¿algún dato que no encuadre con el período histórico y que te tengas que guardar para la próxima?

Sí, eso me ocurre a menudo. En La ciudad de la niebla, me di el gusto de traer a la novela a un autor que leí de chica: Charles Dickens. Lo menciono  por un sentimiento de profunda admiración y cariño hacia este autor maravilloso. Además es imposible adentrarse en Londres y no nombrarlo. Sí hay un guiño al lector, al mencionar, como al pasar y en una simple oración, al protagonista de mi anterior novela Ojos grises. Me gustó y me divirtió hacerlo.

4. Cada año, las lectoras saben que “se viene un libro de Barzana” y este es el sexto título que publicás con Editorial Vestales. ¿Se podría decir, salvando las distancias históricas, que entre tus personajes se establece un recorrido, un camino? ¿Encontrás alguna similitud o evolución del personaje femenino  por ejemplo entre Clara, la protagonista de Al otro lado del fuego, y Victoria?

Me resulta increíble que esta sea mi sexta novela. En el caso que mencionas hay una gran diferencia, entre aquella Clara, mesurada, tímida, contenida, aunque con carácter en el momento que necesita hacerse escuchar, y Victoria. En este caso son diametralmente opuestas. Victoria es vivaz, confiada, temperamental, soñadora, la amistad tiene un valor muy importante en su vida, y tiene la fuerza necesaria para afrontar todo lo que le toca vivir en La ciudad de la niebla. En este sentido no hablaría de evolución sino que, como autora, trato de hacer personajes distintos unos de otros, para sorprender al lector. Claro que esos personajes deben reunir ciertas características necesarias de la época que relato, para que sean verosímiles.

5. Vos sos tu primera lectora. ¿Cómo fue encerrarte a leer tu libro? ¿Te conmoviste con algo que, quizá en el fragor de la escritura, habías pasado por alto?

Aunque resulte extraño, es una hermosa costumbre: cuando recibo el ejemplar de mi novela, me encierro a leerla. Esta vez, mi esposo mi preguntó para qué leía algo que había escrito: porque necesito saber qué siento cuando la leo. Yo puedo poner distancia al leerla, y saber qué me produce la historia. Es increíble, pero me conmuevo y me emociono con ciertas escenas. Yo creo que la necesidad de leerla se da, también, porque es la última lectura que hago antes de soltarla y dejar que pase a manos de las lectoras. A partir de la salida de la novela, deja de pertenecerme para pasar a ser de ellas.

thumbnail_Claudia-Barzana

6. En general, en las tramas se lee que la irrupción de la historia de amor implica una posibilidad de plenitud y libertad para los protagonistas, que siempre andan en algún problema, o con algún recuerdo terrible. El amor los libera, en todo sentido. ¿Cómo es esto en la vida de Thomas?

Thomas es un personaje complejo porque arrastra una vida complicada. De todos mis personajes masculinos, Thomas es el que ha tenido mayores conflictos. Amé escribirlo porque, a pesar de todo lo que le va a sucediendo en la vida, él se reinventa, porque cuenta con una dosis de resiliencia importante. Es un hombre que nace y se cría en los suburbios londinenses y, ante un hecho fatídico, debe seguir adelante. De a poco va lograr salir de aquel lugar, y hacerse desde abajo. Thomas va a llegar a ser alguien importante, aunque deba atravesar varias circunstancias adversas. Él guarda el sentido de la lealtad como un valor importante y, sin dudas, la única persona que va a quebrarlo será Victoria. El amor que siente por ella será su salvación, más allá de las dificultades para estar juntos.

7. ¿Un deseo para vos?

Seguir disfrutando, como lo hago, desde el mismo momento en que me lancé a escribir, y continuar en ese ida y vuelta tan amorosos, con mis lectoras.

¡Gracias Claudia!

Para saber más de Claudia y de su obra

Presentaciones

El rapto sigue de gira

El martes 27 a las 18.30 en Waldhuter, Marcelo Figueras acompañará a Miriam Molero a propósito de “El rapto”, una comedia policial. ¡No se lo pierdan!

elrapto27

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sin categoría

La noche de las librerías 2018

Recordamos algunas postales de lo que fue una noche plagada de sorpresas, ofertas, espectáculos y literatura: Claudia Barzana, Cezilla Lontrato, Juan Mattio y Kike Ferrari.

 

CEZILLA2 CLAUDIA CLAUDIA2 Screenshot_2018-03-14-16-42-51-1