Actualidad, Comunidad, Eventos, Feria del Libro, Festivales, Histórico, Lecturas, Literatura, Novedades, Policial, Romántica

44º Feria Internacional del Libro

Encontranos en el Stand 931 del Pabellón Verde

Aquí la agenda de presentaciones y firmas con lxs autorxs de Vestales al inicio de la Feria y durante abril.

Agendate, no te lo pierdas

 

2018_filba_dellutri 2018_filba_serrano 2016_filba_carranza_torres 2018_filba_benitez

Entrevistas, Feria del Libro, Lecturas, Literatura, Romántica, Sorteos

“La contienda y el choque de caracteres de mis personajes es algo que me sale casi sin querer”

1. Lis, acaba de salir tu novela, ¿qué podés contarnos sobre De miel y mosto?

Desde muy joven deseé escribir libros que hablaran de personas e historias con finales felices. Este libro trata de eso, de sentimientos, amores que en un principio parecen imposibles y de sueños que se cumplen. Siempre he creído que el amor no tiene límites y que cualquier cosa puede suceder; y no me refiero únicamente a las novelas. En la vida real encuentras cada día historias fantásticas que han sucedido a personas corrientes como tú o como yo. Esa es la magia del verdadero amor, y creo que en esta novela hay un poquito de esa magia.

mym_l

2. En tus historias solemos encontrarnos, como punto central, con la dinámica entre hombres y mujeres y, en general, esta relación se da a través del juego y el engaño. ¿Cómo atraviesan tus personajes el pasaje de lo dulce a lo amargo?

Lo admito, soy culpable: me encanta ese rifirrafe entre los protagonistas. La contienda y el choque de caracteres de mis personajes es algo que me sale casi sin querer. Me gusta que mis mujeres, heroínas cada una a su modo, sean fuertes y con carácter, y no se lo pongan fácil al protagonista. A todas nos gusta que luchen por conquistar nuestro afecto. Nada de mujeres sumisas que a todo dicen que sí. ¿Cómo atraviesan mis personajes el pasaje de lo dulce a lo amargo? Pues creo que conociéndose un poco mejor a sí mismos, adquiriendo madurez con el paso del tiempo y las experiencias que viven a lo largo del camino.

3. ¿Cómo fue el proceso de escritura? ¿El punto de partida fue un conflicto, un detalle, una imagen que se te vino a la mente?

El proceso es bastante sencillo, y puedo decir que hasta completo, porque cuando una novela viene a mi mente lo hace así, de pronto y de principio a fin. Veo a los personajes principales, los secundarios, sus historias a lo largo del tiempo, cómo se conocen y se enamoran, y el modo en que llegan a ese final feliz. Entonces me pongo a ello y escribo todo en un papel o cuaderno, porque si no lo hago lo antes posible, del modo en que la historia aparece en mi cabeza, se esfuma de ella. Luego, cuando me siento a escribir, como ya he dicho en muchas ocasiones, lo primero que hago es ponerle un título. Sé que es una de esas excentricidades de autor, pero si no lo hago, soy incapaz de escribir una sola línea.

4. ¿Cuál fue el personaje que más te costó construir? ¿Por qué?

Sin duda, fue Bunico. Insuflar vida a un personaje que no habla, pero que intuye en todo momento lo que está ocurriendo en el corazón de la protagonista, fue toda una experiencia.

 

lishaley

 

5. Sos una gran lectora del género romántico. ¿Quiénes han sido tus influencias a la hora de escribir?

Siempre me han encantado autoras como Nora Roberts, Amanda Quick o Julia London, y más recientemente Marian Keyes, Lola p. Nieva o Sophie Kinsella, entre muchas otras. Leerlas es una delicia. A la hora de escribir me gusta experimentar, y tratar de encontrar mi propia voz. La verdad es que a día de hoy tengo unas seguidoras y amigas maravillosas que me permiten pasear de la romántica histórica a la contemporánea, el suspense… No puedo estarles más agradecida.

6. Desde el 2012, con la salida de tu primera novela, tuviste un recorrido muy prolífico. ¿Cómo son tus rutinas de escritura? ¿Escribís en algún horario en particular? ¿Un lugar especial? ¿Escuchás música?

En realidad escribo a cualquier hora y en cualquier lugar. Mi tiempo libre lo reparto entre la familia, las amigas y la escritura. Disfruto de la música, y de grupos como Rolling Stones, Queen, ACDC… Pero si decido disfrutar de ella mientras escribo, suelo optar por baladas y canciones más románticas, como las de Cheyenne o Diego Torres, por ejemplo.

7. ¿Cómo trabajas los personajes femeninos? ¿Encontrás, por ejemplo, similitudes o una evolución entre Gisele Rowing –protagonista de El mejor de los juegos, tu primera novela– y Eliza?

El mejor de los juegos es una novela a la que tengo especial cariño, porque me dio la oportunidad de conectar por primera vez con muchísimas lectoras. Recuerdo que cuando vi la portada me pareció lo más bonito del mundo. ¡Estaba en una nube! Respecto a las similitudes entre Gisele y Eliza, la verdad es que son pocas, aunque ambas tengan que luchar por un amor que parece imposible y lleven una doble vida llena de secretos. Gisele es una pirata independiente y dura que vive en el Caribe, en completa libertad, y Eliza, en cambio, es una mujer que se adapta a las difíciles circunstancias que le ha impuesto la vida.

8. ¿Qué hacés cuando no escribís? Tengo entendido que sos una apasionada de la fotografía y que además te has desarrollado profesionalmente en jardinería.

La fotografía me encanta, es cierto, es otra de mis grandes aficiones. En mi día a día trabajo como jefe del departamento de medioambiente en un centro especial de empleo, donde gestiono las labores de personas maravillosas con discapacidad. Un trabajo muy gratificante y creativo.

9. ¿Un deseo para vos?

Hummm. Creo que no me lo han preguntado nunca. ¿Cuál es mi deseo? Pues, obviamente, que mis libros continúen llegando a manos de mis lectoras, que mis historias les hagan soñar y confiar en que, en el amor y en la vida, todo puede suceder. ¡Podría ocurrir mañana mismo! Para terminar, me gustaría dar las gracias a mi editora, Mª Mercedes, y a la editorial Vestales, por confiar de nuevo en mí y en mi trabajo, y a mis bellas lectoras, que al fin y al cabo son los verdaderos motores que me empujan a seguir con este sueño. ¡Sois extraordinarias!

¡Gracias Lis!

Actualidad, Entrevistas, Feria del Libro, Lecturas, Literatura, Policial

“Es literatura popular en el sentido más puro del término, un juego continuo intentando desconcertar, conmover, despistar y hacer reír al lector”

Salió Putaparió para ubicarse como el quinto tomo de "Gillette", la saga con la que Ezequiel Dellutri nos conquistó hace ya algunos años. Alambre de púas, la entrega anterior, nos había dejado, como siempre, con ganas de más. ¿Qué nos traen Simón y Jeremías? ¿Cómo evoluciona la trama? ¿Cuántos libros más conformarán esta historia? ¿Cuándo podremos ver a esta dupla en pantalla? Todas preguntas que, por suerte, tienen respuesta.

1. Ezequiel, acaba de salir Putaparió, la quinta entrega de tu saga “Gillette”.  ¿Qué nos traen Simón León y Jeremías?

Para mí, es una profunda alegría que Gillette y Simón estén de nuevo en la calle, que es su hábitat natural. Cada libro es distinto, pero aunque este sigue teniendo la química característica de la dupla, funciona como una ampliación de la mitología gillettiana, si se me permite el término. Vamos a cruzarnos de nuevo con la familia de Jeremías, que ya había aparecido en Malaventuranzas, pero además metemos la nariz en el mundo de Simón León, un universo que apenas había aparecido. Putaparió es, además, la más extensa de las novelas de la serie. Te diría que hay Gillette para empacharse.

2. Leí en alguna nota que pensaste en una saga de nueve libros, y ya hace tres años habías escrito por lo menos seis.  Además de tomar la saga detectivesca de Sherlock Holmes y el policial de enigma, no puedo dejar de pensar en una similitud con George Lucas y Star Wars, en el sentido de haber pensado la saga casi completa en su momento, e ir estrenándola a medida que los avances tecnológicos y los efectos especiales se lo permitían. En tu caso, podríamos pensar que el orden de edición se debe a una evolución entre la dinámica de los protagonistas y la temática: los vínculos filiales en Todo queda en familia, la amistad en Nunca me faltes, la religión en Malaventuranzas y el hecho de afrontar las heridas de la vida en Alambre de púas. En Putaparió, nos encontramos con los límites del amor y la literatura como construcción de vínculos.  ¿Cómo fue pensar esta “historia total” y segmentarla según temáticas medulares?

La experiencia de escribir la primera novela de la serie, Todo queda en familia, fue tan atrapante que al terminarla ya tenía en mente la siguiente. Cada novela trata un caso en particular, pero a su vez, suma elementos al mundo de Gillette. Las duplas de investigadores suelen generar una cantidad interminable de novelas, pero desde el comienzo supe que quería darle un final. Primero pensé en nueve, como vos decís, pero después decidí achicarme, porque el esquema del policial es muy reiterativo y no quería escribir siempre las mismas historias. Así que reduje la cantidad: la próxima novela de Gillette va a ser también el cierre de la historia. Quiero que los lectores tengan la experiencia completa, que los personajes crezcan hasta el final y que no se estanquen. Siento, también, que es un esquema muy propio del folletín, de los relatos pulps, de las viejas novelas de aventuras, de los cómics. Me gusta trabajar con este tipo de entrecruzamientos, con géneros que son callejeros en el mejor sentido del término.

p_l

 

3. ¿Quién es Balvina y cómo se vincula con la investigación?

Balvina es la sobrina de Simón León. Por cuestiones que son explicadas en la novela, va a tener que compartir unos días con su tío. Un asesinato dentro de la misma familia —no quiero adelantarme, pero muere uno de los pequeños personajes emblemáticos de la serie— la va a llevar a convertirse en investigadora junto con Ruky, la novia muda de León. Ella misma va a contar sus aventuras en una serie de insertos paralelos a la historia principal.

4. Los nombres de los personajes, complicados y en rima, generan en la lectura la idea de un artificio explícito, un juego, un guiño que, sin embargo, se acomoda con naturalidad al presentarnos un narrador creíble, verosímil, un escenario identificable. ¿Quiénes han sido tus influencias a la hora de escribir?

Lo que decís es cierto: la mitología gillettiana es un enorme juego que ya está dado desde los mismos nombres. Es literatura popular en el sentido más puro del término, un juego continuo intentando desconcertar, conmover, despistar y hacer reír al lector. Soy admirador de Sherlock Holmes, pero no tanto de los casos que resuelve como de su mitología. Intenté llevar al extremo esa idea y hacer que el mundo de mis personajes se expandiera en cada nueva novela. Por otra parte, sería injusto no mencionar a John Irving, autor del que aprendí la importancia de saber contar al límite del realismo. Cada novela suya es una clase magistral sobre el arte de narrar.

5. El año pasado fue muy importante para vos: ganaste el Premio Norma con Koi y, con Carroña, el Premio Internacional de Novela Negra. ¿En qué momento de tu vida te encuentran estos reconocimientos?

Todo esto no es más que un reconocimiento a mi testarudez. Son más de veinte años de trabajo, de remar en medio de la tormenta, de dudar, de preguntarme por qué hacer literatura cuando a nadie parecía interesarle lo que escribía.

Yendo a lo concreto, con Carroña probé meterme un poco más en el universo de la novela negra y medirme con otros personajes ajenos a las historias de Gillette. Abandoné la voz de León, que me queda muy cómoda, para meterme en la cabeza de Julia, una mujer que se dedica a hacer desaparecer cuerpos para distintas organizaciones criminales. Fue una enorme alegría haber ganado el premio. La literatura policial es técnicamente compleja, requiere la utilización de numerosos recursos y de un tallado rápido y certero de los personajes. Bajo su apariencia de simpleza, se esconde mucha dificultad de ejecución, al menos desde mi experiencia.

Con Koi, la novela juvenil que ganó el premio Norma, decidí dejar de lado la técnica y centrarme en una historia sencilla que necesitaba contar, que tenía atravesada en mi garganta literaria desde hacía un tiempo. Es una novela muy distinta a mis relatos negros, así que el lector de Gillette se va sorprender porque está jugada desde el lugar de la emoción antes que del misterio o el humor.

6. Sos profesor de Literatura, además de un gran promotor de la lectura. En la Feria del Libro del año pasado, varios chicxs  se acercaron en busca de la saga y, comentaban, orgullosos, que eran alumnxs tuyos. ¿Cuáles crees que son las potencias transformadoras de la literatura? ¿Qué tratas de transmitirles a tus alumnos?

Creo que todos los que escribimos debemos tomarnos muy en serio la promoción de la lectura, porque es la única manera de darle continuidad a lo que hacemos. Poder inspirar a otros para que lean es uno de los desafíos más hermosos que asumí. La literatura es una forma de vincularnos. Nos saca de lo cercano y nos permite aproximarnos a experiencias diferentes, a visiones del mundo que confrontan con la propia. Muchas veces pienso que me gustaría volver a leer como lo hacía en la adolescencia, con esa intensidad. Tener la posibilidad de compartir mis lecturas y, en cierta medida, mis libros con mis alumnos es recuperar algo de todo eso, un sentimiento egoísta disfrazado de altruismo.

ph grupo norma

 7. ¿Cómo ves el panorama actual del género policial en Argentina? ¿Te inscribís en alguna tradición? ¿Un Borges? ¿Un Walsh?

Argentina es un poco un país de novela negra. Hubo y hay grandes maestros del policial, pero no tantos del relato detectivesco, que para encuadrarse dentro de esa tradición necesita continuidad: los personajes deben ir de un caso a otro, es decir de una novela o cuento a otro. También, me parece que es difícil trabajarlo desde el punto de vista editorial, porque se corren riesgos importantes que no todos están dispuestos a asumir, sobre todo con autores nóveles. Con la colección Opus Nigrum y la saga Gillette, la editorial Vestales ha dado muestras de un compromiso que agradezco como escritor.

8. ¿Cómo son tus rutinas de escritura? ¿Escribís en algún horario en particular? ¿Algún lugar especial? ¿Escuchás música?

Escribo en cualquier lado, siempre con urgencia aunque nunca me pude explicar por qué. La escritura no es algo que se da solo frente al teclado; como soy un autor de tramas y personajes, hay cosas que resolver y eso demanda tiempo pensando en la historia. En mi experiencia, la escritura es una obsesión.

Durante años, escribí en cuadernos, pero después fui pasando a la computadora y ahora solo recurro al papel en determinados momentos. Descreo de los rituales de escritura y creo ser riguroso en la forma de enfocar mi trabajo. Usualmente, escribo de noche —aunque reniego, soy un noctámbulo incurable— y corrijo por la mañana. Escucho música, muchísima, pero no cuando escribo. Ahí es solo el ruidito de mi cabeza tratando de engranar.

9. ¿Un deseo para vos?

No sé… ¿una serie de Gillette para la pantalla chica? Tal vez sea pedir demasiado, pero no estaría nada mal.

 

 

Entrevistas, Histórico, Lecturas

“Si en Mujeres de invierno la tensión estaba dada por lo inminente de la catástrofe de una guerra, aquí en Hijos de la tormenta gira en torno a cómo sobrellevar todo ese dolor y muerte que implica vivir en un conflicto armado a nivel global”

Luis Carranza Torres presenta Hijos de la tormenta

1. Luis, acabas de publicar un nuevo libro, en íntima consecución con Mujeres de invierno. En la anterior novela, un punto principal era la construcción de la tensa dinámica madre hija. ¿Quiénes son los Hijos de la tormenta?

Se trata de una familia implosionada por varios hechos, ya partida en fragmentos. Y la búsqueda de esas “partes” por reconstruirse, por buscar su nuevo lugar en el mundo. En donde sea que la vida los haya dejado. Todo ellos, en los primeros años de la Segunda Guerra Mundial.

2. El marco que recorre ambas novelas es la Segunda Guerra Mundial, más precisamente la Alemania nazi. En alguna entrevista mencionaste cómo siempre te llamó la atención que una sociedad tan culta abrazara un proyecto que devino en tal infierno. ¿Cómo se plantean los personajes de Hijos de la tormenta al respecto, habiendo transcurrido una parte de horror en tu libro anterior? ¿Qué evolución psicológica o política percibís en ellos?

En Hijos de la tormenta esa lupa amplía su campo de visión. Deja de abarcar en exclusiva a la Alemania nazi para mostrar a esa Europa en guerra y también cómo repercute en nuestro país. Si en Mujeres de invierno la tensión estaba dada por lo inminente de la catástrofe de una guerra, aquí en Hijos de la tormenta gira en torno a cómo sobrellevar todo ese dolor y muerte que implica vivir en un conflicto armado a nivel global. Si en Mujeres de invierno el disparador era ese que decís, acá en Hijos de la tormenta viene dado por la incredulidad sobre cómo el ser humano puede exterminarse entre sí por política y otras yerbas semejantes.

3. Los López de Madariaga no han sobrevivido como núcleo familiar, y en esta nueva entrega, cada uno intenta rehacer su vida, hay nuevas locaciones también. En el libro hay diferentes voces, diferentes perspectivas; un escritura coral. ¿Cómo considerás que opera esa polisemia en un escenario tan caótico, tan sin salida? ¿Qué se hace cuando no parece haber perspectiva de futuro?

Trasladar a lo literario un hecho tan complejo como la Segunda Guerra Mundial no dejaba mucha otra salida que una novela coral. Buscaba en esa forma de llevar adelante la novela, sobre todo reflejar el conflicto desde una perspectiva múltiple y muy humana, de esa forma que los franceses han denominado “petite histoire”. Una narración centrada no en los grandes hechos sino en los detalles, las anécdotas, el costado más humano, más simple, más sentido, de los eventos de la historia, en este caso, de la guerra. O como bien se podría decir, no hablamos de una guerra mundial, sino de muchas, múltiples guerras más pequeñas que convergen en conjunto a una terrible sinfonía de muerte y destrucción, pero también de la sorprendente capacidad de supervivencia y entereza humana, para dejar atrás, de mejor o peor forma, las cosas más terroríficas. hdlt_l

4. ¿Qué fue de aquella Constanza que, en Mujeres de invierno, se presentaba, en principio, como una joven obnubilada por la cultura de esa sociedad tan prolífica, tan avanzada?

Perdió la inocencia y se golpeó, muy duro con una realidad terrible. A la obnubilación por todos los adelantos técnicos que veía en Europa ahora la ha reemplazado un cierto escepticismo. Es una joven muy inteligente, muy bella, pero que parece no encajar con el mundo. Y guarda una desilusión de mucha gente, empezando por sus padres. Solo Dieter, de quien recela por su obediencia como marino al régimen nazi, es capaz de brindarle cierta satisfacción afectiva, de calmar todos los demonios que le crecen por dentro. Pero no deja de pensar que el remedio puede ser peor que su enfermedad.

5. Sabemos de tu rigurosidad al momento de la investigación. ¿Cómo complementaste la información recogida para Mujeres de invierno?

En realidad, será por el cambio de tiempo histórico, por la diferente década o el estallido de la guerra que transformó muchas cosas que fue prácticamente una investigación independiente, nueva en la inmensa mayoría de los temas. Las fuentes fueron muchas. No solo bibliográficas, sino también de noticiarios, películas, diarios y hasta discos de la época. Como te dije antes, no me interesa tanto los grandes hechos del período sino cómo los vivieron en el día a días las personas comunes.

6. ¿Qué fue lo que más te costó al escribirlo?

La recreación del pensamiento de la época. Es decir, cómo decían las cosas, las valoraciones que existían detrás de determinados comportamientos. Una cosa es describir cómo se vestían o se arreglaban y otra buscar las frases, las palabras, las idiosincrasias de ese período histórico.

7. En esta novela de voces, como antes planteábamos, hay personajes nuevos. ¿Qué personaje secundario fue el que te gustó más construir? ¿Por qué?

Todos tienen su encanto. De los nuevos y puramente literarios, Edgar fue el pequeño guiño a un amigo justicialista, al que pongo como acólito del propio Perón, Teniente Coronel por ese entonces. De los personajes históricos que aparecen en el libro, estoy entre el cumpleaños de John Kennedy en Ascochinga, Córdoba o la venida a Buenos Aires de Walt Disney. En ambos casos, por ser hechos no muy conocidos entre nosotros pero que traían, por detrás, no pocas cuestiones y provocarían muchas otras hacia adelante en el tiempo.

8. Sacaste dos libros en exactamente dos años, ¿cómo congenias tu trabajo de escritor con tu carrera de abogado, tan prolífica?

La literatura es mi cable a tierra de la profesión. Libera la mente de muchas de las tensiones y problemas que el ejercicio de la abogacía te trae aparejado.   Carranza

9. ¿Cómo son tus rutinas de escritura? ¿Escribís en algún horario en particular? ¿En algún lugar? ¿Escuchás música?

Tengo un ejercicio de la profesión bastante movido así que donde se pueda, como se pueda. En general, aprovecho los tiempos muertos, antes de algún juicio o de la universidad para hacerlo. Por lo general, no escribo de corrido o siguiendo el orden de la trama. Van apareciendo escenas que disparan otras y que terminan concatenándose.

10. ¿Un deseo para vos?

No para mí. Para los lectores. Que disfruten del libro. Que lo hagan suyo con eso tan maravilloso que tiene la lectura: apropiarse del texto, terminar de darle significado en función de lo que es uno mismo. ¡Gracias Luis!

Entrevistas, Feria del Libro, Histórico, Lecturas, Literatura, Novedades, Presentaciones

Claudia Barzana nos presenta La ciudad de la niebla

Salió la nueva novela de Claudia, y la sexta que publica con Vestales, así que no perdimos oportunidad y nos contactamos con ella para que nos cuente qué nos trae La ciudad de la niebla, qué relación encuentra en la composición de los personajes con aquellos de su primera novela, cómo fue la investigación, y quiénes son Victoria y Thomas.

 

1. Claudia, ¿qué podés contarnos de tu última novela, La ciudad de la niebla?

La ciudad de la niebla es una novela intensa, que trascurre gran parte en la ciudad de Londres, en plena época victoriana. Ese, es un momento de la historia muy rico para relatar, también está presente la ciudad de Buenos Aires en otros capítulos. Thomas y Victoria son los protagonistas de una historia de amor que vivirán a través de los años. Ambos deberán atravesar varios obstáculos, gozarán de encuentros y padecerán los desencuentros, pero tendrán la plena convicción que ese amor será  para siempre. Los acompañan varios personajes secundarios, que van a entreverarse en la trama, abriendo nuevas historias.

lcdln_l (1)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2. Sos una ávida lectora y –nos consta– una investigadora muy aplicada y minuciosa. ¿Cómo fue meterte en el contexto de La ciudad de niebla? ¿Qué libros o documentos te ayudaron a recrear ese espacio?

Mi punto de partida para empezar una novela es reunirme de la documentación sobre el lugar y la época que quiero contar. Me costó muchísimo hacerme de esa documentación. Conseguir los libros que quería no fue nada fácil. Al principio me desesperé, pero al fin obtuve los que quería. Yo quería retratar a Londres de aquella época, y que el lector se adentre en sus calles y costumbres, que viva esa ciudad a la par de los personajes. Espero haberlo logrado, ya me lo contarán las lectoras cuando comiencen a leerlo.

3. En una entrevista anterior, nos contabas que, en la investigación que llevaste adelante con Lo indómito del espíritu y La invención del mañana, habías descubierto un dato que había gustado mucho (las bolsitas de girasol asado con sal) pero que no habías podido usar por el contexto histórico en que se desarrollaban las historias. Finalmente, ese dato aparece en Ojos grises, casi como un autoguiño. ¿Te sucedió algo similar con tu nueva novela? ¿Algún dato que hayas guardado y hayas podido desarrollar en La ciudad de niebla? O al revés, ¿algún dato que no encuadre con el período histórico y que te tengas que guardar para la próxima?

Sí, eso me ocurre a menudo. En La ciudad de la niebla, me di el gusto de traer a la novela a un autor que leí de chica: Charles Dickens. Lo menciono  por un sentimiento de profunda admiración y cariño hacia este autor maravilloso. Además es imposible adentrarse en Londres y no nombrarlo. Sí hay un guiño al lector, al mencionar, como al pasar y en una simple oración, al protagonista de mi anterior novela Ojos grises. Me gustó y me divirtió hacerlo.

4. Cada año, las lectoras saben que “se viene un libro de Barzana” y este es el sexto título que publicás con Editorial Vestales. ¿Se podría decir, salvando las distancias históricas, que entre tus personajes se establece un recorrido, un camino? ¿Encontrás alguna similitud o evolución del personaje femenino  por ejemplo entre Clara, la protagonista de Al otro lado del fuego, y Victoria?

Me resulta increíble que esta sea mi sexta novela. En el caso que mencionas hay una gran diferencia, entre aquella Clara, mesurada, tímida, contenida, aunque con carácter en el momento que necesita hacerse escuchar, y Victoria. En este caso son diametralmente opuestas. Victoria es vivaz, confiada, temperamental, soñadora, la amistad tiene un valor muy importante en su vida, y tiene la fuerza necesaria para afrontar todo lo que le toca vivir en La ciudad de la niebla. En este sentido no hablaría de evolución sino que, como autora, trato de hacer personajes distintos unos de otros, para sorprender al lector. Claro que esos personajes deben reunir ciertas características necesarias de la época que relato, para que sean verosímiles.

5. Vos sos tu primera lectora. ¿Cómo fue encerrarte a leer tu libro? ¿Te conmoviste con algo que, quizá en el fragor de la escritura, habías pasado por alto?

Aunque resulte extraño, es una hermosa costumbre: cuando recibo el ejemplar de mi novela, me encierro a leerla. Esta vez, mi esposo mi preguntó para qué leía algo que había escrito: porque necesito saber qué siento cuando la leo. Yo puedo poner distancia al leerla, y saber qué me produce la historia. Es increíble, pero me conmuevo y me emociono con ciertas escenas. Yo creo que la necesidad de leerla se da, también, porque es la última lectura que hago antes de soltarla y dejar que pase a manos de las lectoras. A partir de la salida de la novela, deja de pertenecerme para pasar a ser de ellas.

thumbnail_Claudia-Barzana

6. En general, en las tramas se lee que la irrupción de la historia de amor implica una posibilidad de plenitud y libertad para los protagonistas, que siempre andan en algún problema, o con algún recuerdo terrible. El amor los libera, en todo sentido. ¿Cómo es esto en la vida de Thomas?

Thomas es un personaje complejo porque arrastra una vida complicada. De todos mis personajes masculinos, Thomas es el que ha tenido mayores conflictos. Amé escribirlo porque, a pesar de todo lo que le va a sucediendo en la vida, él se reinventa, porque cuenta con una dosis de resiliencia importante. Es un hombre que nace y se cría en los suburbios londinenses y, ante un hecho fatídico, debe seguir adelante. De a poco va lograr salir de aquel lugar, y hacerse desde abajo. Thomas va a llegar a ser alguien importante, aunque deba atravesar varias circunstancias adversas. Él guarda el sentido de la lealtad como un valor importante y, sin dudas, la única persona que va a quebrarlo será Victoria. El amor que siente por ella será su salvación, más allá de las dificultades para estar juntos.

7. ¿Un deseo para vos?

Seguir disfrutando, como lo hago, desde el mismo momento en que me lancé a escribir, y continuar en ese ida y vuelta tan amorosos, con mis lectoras.

¡Gracias Claudia!

Para saber más de Claudia y de su obra

Presentaciones

El rapto sigue de gira

El martes 27 a las 18.30 en Waldhuter, Marcelo Figueras acompañará a Miriam Molero a propósito de “El rapto”, una comedia policial. ¡No se lo pierdan!

elrapto27

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sin categoría

La noche de las librerías 2018

Recordamos algunas postales de lo que fue una noche plagada de sorpresas, ofertas, espectáculos y literatura: Claudia Barzana, Cezilla Lontrato, Juan Mattio y Kike Ferrari.

 

CEZILLA2 CLAUDIA CLAUDIA2 Screenshot_2018-03-14-16-42-51-1

Entrevistas

“El rapto es un homenaje al hombre que me hizo conocer la semiología, pero también es una invitación a pensar de una manera distinta sobre temas que cotidianamente damos como naturalmente correctos.”

Salió El rapto, la primera novela que publica la periodista Miriam Molero y no perdimos la oportunidad de charlar con ella: cómo fue el proceso de escritura y cuál es el lugar de la semiótica como algoritmo narrativo. Qué nos trae El rapto.

er_l

1. Sos ávida lectora y te conocemos por tus columnas de cultura y libros en “Pura Vida” y Radio Mitre, trabajaste en el Diario La Nación durante diez años. Si bien uno no puede considerar como “cantada” tu incursión en la escritura, la llegada de El rapto parece un devenir natural en tu carrera. ¿Qué nos trae tu primera novela?

En realidad siempre viví de escribir. Tuve la fortuna de poder hacerlo. Como creativa de radio, como periodista, como columnista, como publicitaria también. Si se quiere mi vocación temprana fue la escritura pero elegí hacer la carrera de Comunicación Social porque en ese momento, en la primavera alfonsinista se me hacía una carrera que estaba “más viva”. En la facultad me topé con la semiótica y eso, de alguna manera, terminó de encaminar esta variedad ecléctica, casi renacentista, de mis actividades. El rapto es un homenaje al hombre que me hizo conocer la semiología, pero también es una invitación a pensar de una manera distinta sobre temas que cotidianamente damos como naturalmente correctos. Eso es el fondo; en la superficie es una novela mitad de intriga, mitad de aventuras, con formato de policial.

2. ¿Por qué elegiste el género policial?

Elegí el formato policial porque lo maravilloso que tienen los géneros es la estructura. Si uno tiene la intención de abordar determinados temas y sacudir algunos avisperos lo mejor, a mi modo de ver, por supuesto, es aferrarse a un género que tal vez uno finalmente no va a respetar del todo pero que sirve de corset para sostener lo narrativo.

3. ¿Cómo fue el proceso de constitución de la trama y los personajes?

La mayoría de los personajes son gente de la vida real a la que le quité lo que no me servía y le agregué lo que necesitaba, como en todo proceso de construcción. De la trama lo primero que pensé fue el principio, la desaparición del semiólogo, y el final, la vuelta a casa de la viuda que sale del encierro para emprender la aventura de buscarlo. Y en el medio quería poner una orden de curas, inspirada en una real también. Y pornografía. Después inventé cómo ir de A a Z pasando por C y D, digamos.

4. ¿Escribís en algún lugar u horario en particular? ¿Escuchás música mientras lo hacés? ¿Qué escuchás?

No escucho nada y me molestan muchísimo los ruidos cuando escribo. La verdad es que para mí leer o escribir es en cualquier parte y a cualquier hora mientras no me perturbe el mundo exterior. Mi principal problema para escribir es que no tengo tiempo porque hay que trabajar para vivir. Pero digamos que teniendo en cuenta todo esto comprobé que, no teniendo otras obligaciones y disponiendo libremente de las 24 horas durante un período determinado, termino escribiendo en mi escritorio de seis o siete de la tarde hasta las dos o tres de la madrugada.

5. ¿Qué fue lo que te impulsó a publicar?

Bueno, esa es una pregunta delicada. Más bien la respuesta es delicada. La novela había sido finalista del premio Biblioteca Nacional Eugenio Cambaceres. Primero tuve un período de fobia porque sabía que tenía que reescribirla, sabía que no estaba en su punto, que no estaba lograda, pero no podía hacerlo. A fines de 2016 de pronto tuve como una iluminación y vi la solución. A los pocos meses me contactó este profesor, en quien está inspirada y a quien homenajea la novela, y me contó que había tenido un problema de salud. Eso fue para mí un deadline. No podía seguir postergando la rescritura de El rapto.

6. ¿Qué pasa en El rapto con la libertad, o la ilusión de la libertad?

La libertad es una ilusión del discurso político. Eso es algo que devela al profesor que se da cuenta de que cada vez que elegimos lo hacemos entre opciones que tenemos en frente. Él se pregunta, sin embargo, por qué esas opciones y no otras. Cuando esa pregunta se instala en la cabeza de un hombre se cae la ilusión de libertad.

7. ¿Cuáles son los libros que te han influenciado en tu modo de leer y, ahora, de escribir?

Puedo nombrar tres libros que me impactaron como lectora: Memorias de Adriano, Guerra y Paz, Luz de Agosto. No me atrevería a decir que me hayan influido como escritora. Esas influencias se me han colocado en un punto ciego, supongo. De lo que estoy segura es de que la semiótica es un arma transversal para leer y escribir.

8. He leído que te definís más fanática de las bibliotecas que las librerías. ¿Estás leyendo algo actualmente?

Leo todo el tiempo porque es mi trabajo. Amo las bibliotecas porque son los lugares donde los libros se ofrecen libremente. No hay que tener dinero para poder llevarte un libro a casa, sólo hay que tener ganas de leer. Obviamente también me fascinan las librerías pero mi relación amorosa es con las bibliotecas.

9. ¿Un deseo?

Poder vivir de la escritura y desaparecer del mundo.

 

Entrevistas, Histórico, Romántica

“En El oráculo ciego pudimos jugar también con la mitología, que otra de esas cosas que nos vuelve locas y no quisimos quedarnos solo con el mundo griego”

Emi Adán y Ruth Cervera conforman este dúo magnífico que ha conquistado España con historias románticas, eróticas y paranormales bajo la firma conjunta de E.R. Dark. A propósito de la salida de El oráculo ciego, la primera novela editada con Vestales, nos contactamos con ellas para saber cómo se encontraron y cómo es escribir a cuatro manos..

1. ¿Cómo se conocieron y cómo surgió la idea de escribir juntas?

Nos conocimos jugando a los Sims 3 cuando, hace unos cinco años, dieron la opción de conocer a otros jugadores. A las dos nos gustaban los vampiros, los mismos libros, y empezamos a hablar más a menudo. Teníamos muchas cosas en común y conectamos enseguida. Fue un auténtico flechazo virtual porque nos separan más de quinientos kilómetros y tardamos tres años en poner cara a la persona al otro lado de la pantalla. También escribíamos por separado, pequeños relatos en los que usábamos a los Sims para ilustrarlos. De ahí surgió la idea de escribir un blog, con una historia más grande, y así surgió la primera historia que escribimos juntas. En cuanto a cómo lanzarnos a escribir nuestro primer libro juntas fue a raíz de una expresión muy española: “No hay huevos”, que se usa siempre para retarnos, y ninguna fue capaz de echarse atrás. De eso hace ya casi seis años, y aquí seguimos, con las mismas ganas o incluso más.

ErDark (1)

 2. ¿Cómo nace la pasión por lo paranormal, los vampiros y los mundos fantásticos?

Pues en eso a lo mejor es de los poco en lo que no coincidimos. A Emi le gustan desde pequeña. Más o menos con ocho o nueve años, al ver la película Vampire Hunter D, empezó a ver a los vampiros con otros ojos y se enamoró de ellos, hasta hoy. Después siguió con lecturas como la Dragonlance, La historia interminable…  Ruth tardó un poco más, hasta más o menos los veinte en que se enganchó con la serie Los cárpatos, de Christine Feehan. Pero ambas siguen con la misma pasión, y creciendo, a día de hoy.

 3. ¿Qué libros o autores han influenciado su amor por las historias?

Un poco de todo, pero más que nada J.R. Ward o Sherrilyn Kenyon.  Son las creadoras de grandes sagas de vampiros y otros seres mágicos, sobre todo la de Kenyon, y son ejemplos a seguir para las que amamos este género que, para muchas, sigue siendo un gran desconocido pero que, si lo conocen, lo amarán seguro.

 4. Es muy llamativo que sus libros, aunque escritos a “cuatro manos”, conservan una unidad estilística que, salvo el lector que las conoce por separado, ignora por completo. ¿Cómo encaran el proceso de escritura?

Pues es complicado de explicar porque no lo sabemos ni nosotras. Sí que, al ser dos, tenemos que planificar qué vamos a hacer antes de empezar para poder llegar al final de la escena o del libro, pero cómo conseguimos que la gente no sea capaz de saber que hay dos personas detrás de las historias o de distinguir quién es quién… NI idea la verdad; sin embargo es el mejor piropo que podemos recibir por nuestro trabajo.

 5.¿Escriben en algún momento específico del día? ¿En algún lugar en particular? ¿Escuchan música mientras lo hacen? ¿Qué escuchan?

Sobre todo de noche, después del trabajo, de la casa y los niños. Cada una tiene el suyo, Ruth suele hacerlo en el salón de casa y Emi en un pequeño despacho, que es donde cada una tiene su ordenador. En cuanto a lo que escuchamos mientras lo hacemos… En eso somos bastante distintas. Ruth es muy musical y suele escuchar música instrumental emocional; Emi es más de series y siempre tiene alguna de fondo.

 6. ¿Cómo fue para ustedes escribir El oráculo ciego y, sobre todo, la constitución de su personaje principal, Nair? ¿Qué pasa cuando un don se convierte en maldición?

Fue divertido, bueno, normalmente nos divertimos con todos los libros de un modo u otro, pero en El oráculo ciego pudimos jugar también con la mitología, que otra de esas cosas que nos vuelve locas y no quisimos quedarnos solo con el mundo griego, porque nos gusta toda la mitología en general. Queríamos una historia que uniera un poco todo y entonces llegó Nair, pero no lo hizo sola, sino con los otros tres personajes que la acompañan en su viaje y que tienen mucho peso en la trama. Y qué decir de Nair. Como todos nuestros personajes, tenemos que decir que no los creamos nosotras, en realidad; surgen, nos hablan y nos dan el privilegio de contar su historia y contarla a todos los lectores que quieran conocerlas. Nair siente ese peso de lo que ocurre cuando un don se torna en maldición cuando su visión, eso que la hacía ser amada, es lo que le impide ser feliz, lo que ahoga su vida y sin embargo, la gente cree que debe sentirse afortunada. En ese momento, se convierte en una maldición, cuando esa bendición la anula como persona.

eoc_l

7. En un mundo mítico en el que los dioses y los hombres se disputan a Nair, como trofeo, como oráculo, en el que se trata temáticas como la eternidad, la exploración sexual, la libertad y los derechos o el sometimiento de Nair a un fin mayor, ¿qué lugar queda para el erotismo y la rebelión que la busca como una necesidad imperiosa?

Siempre hay sitio para el erotismo. Para nosotras, una historia de amor va unida a una relación física, como ocurre en la vida real. Entonces, en el momento en que el amor hace irrupción en la historia, el erotismo empieza a estar presente también.  En parte es el principio de la rebelión de Nair, por dejarse llevar acaba como lo hace.

 8. ¿Qué hacen cuando no escriben?

Queda poco tiempo para hacer algo que no sea escribir, después de un día normal, pero tratamos de sacar tiempo para leer, ver series y seguir jugando a los Sims, eso es algo que seguimos haciendo.

 9. ¿Un deseo?

Que el destino haga que El oráculo ciego caiga en vuestras manos y os enamoréis de sus historias y de todas las que vengan detrás.